Nuevos datos de Deepwater Horizon revelan petróleo invisible

Nuevas técnicas podrían ayudar a rastrear petróleo durante futuros derrames



Deepwater Horizon. Petróleo invisible
Deepwater Horizon. Petróleo invisible

Según un nuevo estudio, el «petróleo invisible» escapó de la vista de los satélites encargados de medir la extensión del derrame de Deepwater Horizon en el Golfo de México en 2010. En el artículo de Science Advances, los investigadores argumentan que las técnicas actualizadas deben implementarse junto con las mediciones satelitales para rastrear futuros derrames de petróleo debajo de la superficie del agua.

La plataforma Deepwater Horizon de BP arrojó más de 200 millones de galones en el Golfo en 2010.

En ese momento, se usaron lecturas satelitales para determinar qué áreas del Golfo estaban fuera del alcance de la pesca. Pero los peligros que representaba el petróleo derramado para pescar y los humanos que los comen se extienden más allá de esos límites. En lugares donde el petróleo del derrame ya no era visible desde el espacio, aún persistía en concentraciones que eran suficientes para ser tóxicas. Según los autores del estudio, la extensión del derrame podría haber sido hasta un 30% mayor que las estimaciones anteriores.

Los nuevos modelos de computadora ahora pueden predecir con mayor precisión cómo se extenderá un derrame. Usados en conjunto con la teledetección satelital y las mediciones tomadas en el sitio del derrame, estos avances pueden hacer una limpieza más rápida y efectiva en caso de otro desastre.

«Eventualmente, habrá otro derrame de petróleo como ese. Definitivamente estoy preocupada»

Advierte Claire Paris-Limouzy, autora del informe y oceanógrafa biológica de la Universidad de Miami

Claire afirma esto señalando la extracción de petróleo en alta mar a profundidades cada vez más importantes.

Paris-Limouzy y sus colegas observaron muestras de agua y sedimentos, imágenes satelitales y aéreas. Modelaron entonces, cómo las gotas de petróleo podrían haberse movido a través del agua con el tiempo, teniendo en cuenta las corrientes, la temperatura, la degradación del petróleo y otros factores. Aunque el derrame tuvo lugar hace casi 10 años, algunos de los datos no se divulgaron hasta hace poco. La combinación de las diferentes fuentes de información permitió a los investigadores tener una visión más completa de lo que estaba sucediendo en el Golfo inmediatamente después del derrame. Esperan que su técnica cambie la forma en que las autoridades responden a futuros derrames. «Mientras menos incertidumbre tengas sobre dónde irá el petróleo, mejor será la respuesta», dice Paris.

Los satélites enfrentan algunos desafíos obvios cuando se trata de mirar hacia las profundidades del mar.

«No había un satélite capaz de observar todo el tiempo, en todas partes, y el derrame fue grande»

Dice Ira Leifer, investigador de la Universidad de California en Santa Bárbara.

Leifer era miembro de un grupo técnico encargado de elaborar estimaciones oficiales del flujo de petróleo del derrame, pero no participó en este estudio. Leifer dice que el estudio confirma lo que una década de observaciones, registros médicos y anécdotas había implicado: «el impacto de este derrame fue mayor de lo que generalmente se publicitó».

Los satélites se han vuelto más avanzados desde Deepwater Horizon, y todavía son un recurso necesario para evaluar los derrames de petróleo. Según explicaron Leifer y otros expertos. Leifer dice que los satélites son importantes para estudiar áreas que no son fáciles de alcanzar para los humanos, y que obtener sus datos a menudo es más barato que desplegar un equipo para tomar medidas en el campo. La mayoría de los derrames de petróleo marino ocurren en la superficie de los barcos, lo que facilita su evaluación desde arriba.

El estudio no desestima la importancia de los datos satelitales cuando se trata de limpiar un derrame. Simplemente dice que los investigadores no deberían detenerse allí. Leifer señala que la teledetección satelital puede informar mejor los esfuerzos para recopilar datos sobre el terreno, o en este caso, sobre el agua. Especialmente cuando los recursos son escasos.

«Se puede aprovechar el poder de los satélites para usar sabiamente sus recursos, esto construye la base».

Afirma Leifer

El terrible daño de Deepwater Horizon, uno de los derrames de petróleo más catastróficos registrados, catalizó los esfuerzos para responsabilizar a las compañías petroleras por sus efectos sobre el medio ambiente.

BP, que es aquella que un juez federal de los Estados Unidos dictaminó que era responsable de «negligencia grave» y «mala conducta intencional» por el derrame, anunció que quiere tomar medidas para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero de los combustibles fósiles que produce. Los detalles de cómo, exactamente, lo haría aún no se han publicado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*