Se podrá monitorear la contaminación del aire cada hora desde el espacio

Los científicos pronto conseguiran el monitoreo regular. Es el objetivo de una nueva colaboración internacional.



Nuevos satélites permitirán monitorear la contaminación del aire cada hora desde el espacio
Nuevos satélites permitirán monitorear la contaminación del aire cada hora desde el espacio

La NASA, Corea del Sur y la Agencia Espacial Europea están trabajando juntos en una «constelación virtual» de instrumentos enfocados en el espacio para documentar la calidad del aire global con detalles sin precedentes. Por primera vez, los científicos podrán rastrear la contaminación desde el espacio cada hora.

El primer instrumento en lanzarse fue el espectrómetro de monitoreo del medio ambiente geoestacionario de Corea del Sur (GEMS) el 18 de febrero. Voló al espacio montado en un satélite coreano que también tiene la tarea de monitorear la superficie del océano. La NASA planea enviar un instrumento casi idéntico al espacio a bordo de un satélite de comunicaciones comerciales en 2022. Serán seguidos por los dos instrumentos de la Agencia Espacial Europea que se unirán a sus satélites de monitoreo de calidad del aire existentes. Con el primer despegue en 2023.

Los datos que recopilan impulsarán los esfuerzos para controlar los contaminantes, incluidos el dióxido de nitrógeno, el smog, el formaldehído y los aerosoles. Los datos por hora capturarán mejor la contaminación que aparece episódicamente, como el tráfico de las horas pico o una planta de energía que se enciende para satisfacer las demandas de energía pico. Los instrumentos montados en satélites también podrán ver si la contaminación dentro de cierta región se generó allí o si fluyó desde otro país.

«Lo emocionante es obtener estas fuentes de contaminación y transporte de contaminación en diferentes momentos del día. Podremos obtener pronósticos más precisos sobre la calidad y la contaminación del aire porque conoceremos las fuentes y cómo estas cambian con el tiempo».

Barry Lefer, gerente de programa en la División de Ciencias de la Tierra de la NASA, en una conferencia

Los instrumentos más antiguos basados en el espacio solo han podido medir la contaminación del aire una vez al día

Pasan sobre cualquier punto de la Tierra a la misma hora todos los días, mientras circulan en una órbita polar sincrónica con el Sol. GEMS se convirtió en el primer sensor de calidad del aire en rodear la Tierra en órbita geoestacionaria. Esto le permite, y eventualmente los otros instrumentos de la constelación, realizar observaciones constantes de la misma área.

GEMS monitoreará los aerosoles y el smog en Asia; sus datos estarán disponibles para el próximo año. La NASA está interesada en seguir la contaminación de los campos de petróleo y gas, barcos y plataformas de perforación, y el tráfico en las horas pico en América del Norte. La Agencia Espacial Europea está trabajando para mejorar la precisión de sus pronósticos diarios de calidad del aire y se concentrará en Europa y el norte de África. Más allá de estos objetivos, los datos recopilados pueden aumentar nuestra comprensión de una amplia gama de problemas de calidad del aire que afectan la salud humana. Expresaron los científicos que colaboran en el proyecto.

«El destinatario del servicio y la información sobre la contaminación varía. Desde la persona en la calle interesada en cómo será el nivel de contaminación esta tarde hasta el legislador que está interesado en las tendencias y en el cumplimiento de los niveles de contaminación con los estándares acordados».

Ben Veihelmann, investigador principal de la ESA en los Países Bajos.

Veihelmann señaló que la contaminación del aire en Europa reduce la esperanza de vida promedio en dos años, según un estudio reciente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*