Fibras de poliéster de la ropa están inundando el Ártico

Los científicos encontraron fibras de poliéster en el agua de mar del Ártico



Fibras de poliéster en el Ártico
Fibras de poliéster en el Ártico

Las fibras de poliéster se abren camino desde las lavadoras en América del Norte y Europa hasta el Ártico, según un nuevo estudio. Las fibras sintéticas constituían un enorme 92% de la contaminación microplástica que se encuentra en el agua de mar del Ártico. De las cuales el poliéster es el más común.

Eso significa que los textiles, la lavandería y las aguas residuales son probablemente los grandes culpables cuando se trata de microplásticos que contaminan los océanos del mundo, según los autores del estudio.

Las fibras de poliéster que encontraron en el Ártico son del mismo tamaño que las fibras que se encuentran en el agua de las lavadoras y plantas de tratamiento de aguas residuales.

Gran parte de ella se está desplazando hacia el Ártico desde el océano Atlántico. Así lo sugieren los hallazgos, lo que apunta a América del Norte y Europa como la fuente de esas fibras.

«Lo que usamos tú y yo, cómo lavamos nuestra ropa y lo que compramos en la tienda de ropa realmente está teniendo profundas consecuencias para un área, a muchos miles de kilómetros de nuestras comunidades».

Peter Ross, autor principal del estudio publicado hoy. en la revista Nature

Los científicos todavía están tratando de comprender qué significan todos esos microplásticos para el Ártico, su vida marina y las comunidades que viven allí. Ross dice que quería estudiar los microplásticos a lo largo de toda la columna de agua, desde el lecho marino hasta la superficie. En parte porque es donde mucha vida marina busca alimento. Una preocupación es que los plásticos pueden obstruir los intestinos de los animales cuando los comen y hacer que se sientan llenos incluso cuando no reciben los nutrientes que necesitan, según Ross. También hay preguntas sobre cómo los productos químicos que se encuentran en los plásticos podrían afectar a los animales o las personas que los comen. Los indígenas inuit ya se han enfrentado a contaminantes como el DDT que se mueven hacia el norte desde miles de kilómetros de distancia. El mismo patrón parece estar sucediendo con los microplásticos, dice Ross.

El Océano Atlántico es el mayor proveedor de microplásticos al Ártico

Ross y sus colegas estudiaron muestras de agua de mar de 71 lugares en todo el Ártico. Obtienen de esta manera, una mirada más amplia al problema que los estudios anteriores. Encontraron tres veces más partículas microplásticas en el Ártico oriental que en el oeste. También vieron que las fibras encontradas más al oeste eran más cortas y más desgastadas, lo que sugiere que habían viajado allí desde el este. Así fue como pudieron determinar que el océano Atlántico alimenta más contaminación plástica al Ártico que el Pacífico. También indica que el notorio parche de basura del Gran Pacífico probablemente no está contribuyendo tanto al problema de los microplásticos en el Ártico como se pensaba anteriormente, según Melanie Bergmann, ecóloga marina del Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina del Instituto Alfred Wegener en Alemania, que no participó en el estudio.

Bergmann y otros investigadores han encontrado microplásticos en la nieve, el hielo y el agua del Ártico. Pero distinguir entre los tipos de plástico y sus fuentes ha sido más difícil en el pasado. El estudio de Ross utiliza tecnología llamada espectroscopia infrarroja por transformada de Fourier (FTIR) que estuvo disponible en los últimos años. Puede comparar la señal infrarroja de una partícula misteriosa con una biblioteca de más de 250.000 materiales. De esta manera puede identificar si la fibra probablemente proviene de un tejido de poliéster o, digamos, de un equipo de pesca de nailon.

La importancia de la fuente de los microplásticos

“Simplemente documentar los microplásticos en el Ártico es interesante. Pero la no identificación de la fuente, no permitirá que los gerentes, los tomadores de decisiones, la industria y otras partes realmente resuelvan el problema”.

Dice Ross

Cada vez que ponemos en funcionamiento una lavadora, cientos de miles de microplásticos pueden llegar al medio ambiente dando un paseo sobre las aguas residuales, según una investigación anterior. Algunas marcas ya han comenzado a fabricar telas que desprenden menos fibras cuando se lavan. Eso por sí solo puede marcar una gran diferencia, señala Ross.

«Si encontramos microplásticos y especialmente microplásticos fibrosos en aguas de esta ubicación aparentemente prístina, eso nos enfatiza que debemos tomar medidas en tierra».

La Daana Kanhai, científica marina de la Universidad de las Indias Occidentales. También estudió la contaminación por microplásticos en el Ártico y descubrió fibras de poliéster en el hielo marino

“Cuanto más miramos, más nos damos cuenta de cómo hemos contaminado los rincones más lejanos del planeta con microplásticos”.

Dice Ross

Hay incluso más plástico por ahí que los científicos aún no pueden ver, reconocen Ross y Bergmann. El nuevo estudio excluye las partículas de plástico de menos de 10 micrones. “Es muy probable que haya mucho más por ahí”, dice Bergmann.

Resumen
Fibras de poliéster de la ropa están inundando el Ártico
Nombre del artículo
Fibras de poliéster de la ropa están inundando el Ártico
Descripción
Las fibras de poliéster se abren camino desde las lavadoras en América del Norte y Europa hasta el Ártico, según un nuevo estudio
Autor
Nombre del editor
BiodiSol

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*