Ecoparque, qué son y qué tipo de residuos suelen recolectarse en los ecoparques



Ecoparque, qué son y qué tipo de residuos suelen recolectarse en los ecoparques. Contaminación ambiental, reciclado

¿Qué es un Ecoparque? ¿qué residuos recibe?

Los ecoparques se sitúan en la periferia de las ciudades, y han sido creados con el objetivo de servir a los ciudadanos como centros de aportación voluntaria para la recogida selectiva de residuos.

Con carácter general, un ecoparque consta de un número variado de contenedores para cada tipo de residuo a depositar: envases de vidrio; vidrio plano; cajas y embalajes de cartón; papel/cartón; ropa usada; metales; aluminio; acero inoxidable; envases plásticos de gran capacidad; plásticos (botellas); muebles; maderas y restos de podas; puertas/marcos; escombros; lavadoras; frigoríficos; electrodomésticos; colchones; somieres; aceite usado vegetal y mineral de automoción; pilas; filtros de aceite; baterías de automóvil; recipientes de mat. tóxicas/peligrosas; envases de pinturas y disolventes; aerosoles; medicamentos; radiografías; tubos fluorescentes; pantallas de ordenador y televisores; bombillas.

Las Pilas y Baterías usadas
Pilas usadas para reciclarTodo tipo de pilas y baterías, por su composición, resultan especialmente tóxicas y peligrosas para el medio ambiente. Una sola pila botón, por poner un ejemplo, puede contaminar hasta 600.000 litros de agua. El peligro se presenta al terminar su vida útil: las pilas que se tiran a la basura acaban oxidándose en los vertederos, liberándose el mercurio que contienen y contaminando así suelos y aguas.
El tratamiento de la mayoría consiste fundamentalmente en aislarlas en cámaras especiales de seguridad, donde se mantienen hasta el momento en que sea rentable reciclarlas o eliminarlas con total seguridad. Por eso, el mejor reciclaje siempre será la prevención, es decir, emplear pilas recargables y la utilización de electricidad o la energía solar.

Los Tubos Fluorecentes
Tubos fluorecentes para reciclarLos tubos fluorescentes son una de las fuentes de iluminación más eficientes en el uso de energía. Sin embargo, estos tubos contienen una pequeña cantidad de mercurio que dirige el flujo de la corriente eléctrica dentro del tubo. El peligro potencial ha causado que muchas agencias ambientales clasifiquen los tubos fluorescentes como desechos peligrosos y que se manejen de acuerdo a las leyes y regulaciones aplicables a esta clase de desechos.

El reciclaje de los tubos de luces fluorescentes consiste en retirar los dos casquillos de aluminio que llevan los tubos en los extremos, y que se destinan posteriormente a chatarra de aluminio. Después se extrae el mercurio para su reutilización, rompiendo finalmente el tubo para reciclar el cristal.

Las Bombillas usadas
Bombillas (focos) usadas para reciclarHay muchos tipos distintos de bombillas que se componen de diferentes materiales. El más visible es el cristal. Sin embargo, es importante saber que no podemos depositar las bombillas en los contenedores de vidrio como si de una botella se tratara: el cristal de las bombillas es de tipo industrial y no se recicla como el vidrio. Además, las bombillas están formadas por otros componentes, en algunos casos tóxicos, que requieren ser tratados de forma especial.

En todos los casos, debemos llevarlas a los ecoparques disponibles en cada ciudad (una buena idea puede ser acumular las bombillas fundidas en una caja y llevarlas al punto limpio cada tres o cuatro años). De esta forma, las bombillas son recogidas por gestores autorizados, quienes las transportan hasta las plantas de reciclaje específicas. Allí se separa el metal pesado del resto de los elementos, como el cristal, el plástico o los metales no tóxicos.

Los Aerosoles
Tubos de aerosol para reciclarUna gestión inadecuada de los aerosoles es sumamente peligrosa, ya que algunos de ellos pueden contener CFCs (sustancias que suben hasta la alta atmósfera y destruyen la capa de ozono), o sustancias muy tóxicas en los restos de producto. Por eso, evita en lo posible comprar aerosoles (incluso aquellos que lleven la etiqueta «no daña la capa de ozono») y considera hasta que punto necesitas realmente el producto. A través de diferentes test se ha demostrado que los ambientadores de aroma de limón utilizados en muchos hogares, pueden provocar cáncer en los animales.

En vez de usar estos aerosoles, abre las ventanas y utiliza sustancias naturales como las esencias de aceites o las flores secas perfumadas. Compra los productos capilares en botes rellenables, los sprays de bomba manual, los desodorantes en barra y los limpiadores de casa en latas. No arrojes los aerosoles al fuego porque explotan.

Los Aceites de Motor usados
Aceite de motor sucio para reciclarSi no se recoge adecuadamente, el aceite de motor usado causa graves problemas a nuestro entorno: contiene una serie de hidrocarburos y metales pesados que contaminan gravemente las tierras y las aguas subterráneas (un litro de aceite contamina un millón de litros de agua). Además, si el aceite usado se quema sin un tratamiento y un control adecuado, origina importantes problemas de contaminación y emite gases muy tóxicos.
El aceite, en consecuencia, debe depositarse en un ecoparque o entregarse a un recogedor autorizado, que lo transportará en camiones cisterna homologados para llevarlo a las plantas de reciclado, donde puede convertirse en productos tales como asfalto para carreteras.

Los Aceites de Cocina usados
Aceite de cocina usado para reciclarEn todos los hogares se generan cada día restos de aceite vegetal usado. Normalmente, estos residuos, una vez que han perdido su utilidad culinaria se vierten por los desagües domiciliarios y terminan en cauces públicos, degradando la calidad de las aguas de nuestros ríos. Asímismo dificulta y encarece la depuración de las aguas residuales, pues al llegar a las depuradoras los restos de aceites dificultan su funcionamiento, además de disminuir la vida media de este tipo de instalaciones.
El aceite usado puede reciclarse en biodiesel y el uso del mismo reduce las emisiones contaminantes a la atmósfera. También se puede utilizar para la fabricación de jabones, y como abono orgánico, lubricante o para la creación de velas, pinturas o barnices.

Las Baterías de los Coches
Baterías de coches para reciclarLa clave del éxito de este tipo de baterías (pilas de plomo-ácido), que en su composición combinan el plomo (que sirve para el arranque e ignición del vehículo) con el ácido sulfúrico, es su facilidad de recarga y el alto voltaje que presentan. Pero, a pesar de sus indudables ventajas económicas y de rendimiento, el plomo y el ácido sulfúrico que contienen este tipo de baterías pueden resultar peligrosos, y por supuesto muy contaminantes si no son tratadas y recicladas de forma adecuada.
Afortunadamente, ya no es habitual encontrarse baterías de coche tiradas en medio del campo o al lado del cubo de la basura. El cambio de batería del automóvil se suele realizar en un taller o concesionario oficial, y son precisamente estos locales los que ejercen de almacén temporal de las mismas. Por otro lado, todos los particulares pueden deshacerse de la batería usada de su automóvil en el ecoparque más cercano a su domicilio.

El Vidrio
El vidrio para reciclarAfortunadamente, el vidrio es un material 100 % reciclable, es decir, que a partir de un envase utilizado puede fabricarse uno nuevo que puede tener las mismas características del primero. Las ventajas del reciclado del vidrio son numerosas: por un lado, el empleo del vidrio usado reduce considerablemente la energía necesaria para su fabricación. Además, se reduce la erosión producida en la búsqueda y extracción de materias primas, así como la dependencia del petróleo. Otra ventaja difícil de cuantificar, pero no por ello menos importante, es la mejora medioambiental por reciclar envases que muchas veces son tirados a cunetas o descampados sin ninguna consideración.

Los Restos de Poda
Los restos de poda para reciclarLas grandes zonas ajardinadas, con sus parques, urbanizaciones, jardines, etc, generan una gran cantidad de residuos vegetales. El destino tradicional de estos restos era quemarlos o arrojarlos a vertederos incontrolados (con el consiguiente peligro de incendios). Por suerte, al ser materiales orgánicos, los restos de poda pueden recuperarse mediante el compostaje en plantas específicas. En estas instalaciones los residuos vegetales se limpian de impurezas y se trituran para facilitar el proceso orgánico (salvo los troncos y ramas más grandes, que son separados y cortados para su posterior venta como leña). En la zona de compostaje, la fracción triturada se trata para su destino final como abono de jardines.

Los Escombros
Los escombros para reciclarEl gran desarrollo urbanístico propicia un importante volumen de escombros. Hasta hace poco, éstos se solían tirar en vertederos incontrolados con el consiguiente impacto ambiental asociado (contaminación del suelo y aguas por polvo de cemento o restos de pintura, riesgo de incendios a causa de fragmentos de vidrio, quema de plásticos y contaminación del aire, impacto paisajístico, etc). Además de estos riesgos, se desaprovechaban unos recursos que podían ser reciclados ahorrando así materias primas.
Para evitar estos problemas, los escombros pueden ser trasladados hasta una planta específica donde se separan los objetos de gran tamaño no aptos para la trituración, que se destinan a vertedero. El material restante se tritura y se criba para convertirse en material utilizable como relleno de carreteras o canteras abandonadas.

Los Muebles y las Maderas
Muebles viejos para reciclarAntiguamente acababan en los vertederos miles de toneladas de madera, cuya recuperación evitaría la tala de millones de árboles. Los palets y otros restos de madera se trasladan hoy en día hasta los ecoparques, y de allí a plantas de tratamiento donde la madera se destina al sector de fabricación de tablero aglomerado, de producción energética y de fabricación de compost.
En el caso específico de los muebles, la situación cambia. En otro tiempo se heredaban, pero hoy nuestro poder adquisitivo es suficientemente alto como para permitirnos reemplazar unos muebles por otros con relativa comodidad. Pero que nosotros podamos no significa que el planeta pueda. En una ciudad con 200.000 habitantes es posible recoger cada año más de 30.000 muebles y trastos viejos. La madera, y especialmente los aglomerados,

son una de las principales fuentes de contaminación con formaldehido, una sustancia altamente cancerígena. Por otro lado, la combustión del PVC usado en las tapicerías produce dioxinas, que también resultan carcinógenas. Todos estos trastos, además, terminaban hasta hace poco en vertededos incontrolados donde producían no sólo diversos grados de contaminación, sino también un impacto visual y paisajístico muy notable.
Afortunadamente estos problemas pueden evitarse, ya que es posible restaurar los muebles que los Ayuntamientos recogen diariamente o que se depositan en los ecoparques. Los muebles en buen estado que permitan su restauración son donados a organizaciones sin ánimo de lucro (rehabilitación de toxicómanos, asociaciones de discapacitados físicos y psíquicos, Escuelas-Taller Municipales, para ser restaurados en sus talleres, etc).

El Papel y el Cartón
Papel y cartón para reciclarDe igual modo que confundimos dinero con bienestar, debemos concienciarnos de que, al utilizar papel, aprovechamos parte de la riqueza viva del planeta (los árboles), y si no la cuidamos, corremos el riesgo de perderla. La industria de papel es además, actualmente, una de las más contaminantes que existen, ya que utiliza pastas semiquímicas, cloro y otros productos auxiliares para tratar el papel.
El papel reciclado se consigue utilizando desecho de papel como materia prima. Se tritura, se aplican los diferentes sistemas de depuración, se blanquea (descartando el blanqueo con productos químicos como el cloro), se seca y se corta. Una vez conseguido el producto final, es importante descubrir que se ha reducido el consumo de energía en un 70%, el de agua en un 90%, la contaminación atmosférica en un 73% y los desechos sólidos en un 39%.

Los Metales y los Electrodomésticos
Los metales y electrodomésticos para reciclarLos artículos que contienen elementos metálicos en mayor o menor grado pueden también ser reciclables, y ser convertidos en chatarra tras retirar los productos no recuperables. La chatarra limpia se destina directamente a fundición, mientras que la chatarra que lleva otros componentes (plásticos, materiales aislantes en los frigoríficos, etc.) se somete previamente a un proceso de separación para evitar procesos contaminantes (plomo en los tubos catódicos de los televisores, CFCs de las neveras, metales pesados en ordenadores y móviles, etc).
Además, comienza a ponerse de moda donar los ordenadores a ONGs para que los puedan utilizar en sus proyectos. La Organización No Gubernamental «Nuevas Tecnologías para África» ya ha enviado decenas de ordenadores (recogidos gratuitamente por toda España) a proyectos en Camerún, Mauritania, Burkina Faso y Marruecos, donde han instalado aulas de informática en las escuelas y diversos centros de enseñanza.

Las Radiografías
Radiografías para reciclarLas radiografías son productos plásticos (normalmente PET) cuyo principal componente contaminante es la plata. Por esta razón no pueden tirarse sin más al cubo de la basura, sino que deben depositarse en los puntos limpios o entregarse en farmacias (no todas recogen este producto), para su posterior reciclaje. Y es que cada tonelada de radiografías dará origen a cerca de 10 kg de plata.

Con la venta de esta plata, algunas ONGs consiguen fondos importantes para sus proyectos en diversas partes del mundo. Además, hay que tener en cuenta que la plata es un metal pesado que, una vez liberado y en determinadas concentraciones, puede ser muy tóxico y perjudicar gravemente al medio ambiente.

Ecoparque, qué son y qué tipo de residuos suelen recolectarse en los ecoparques. Contaminación ambiental, reciclado

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*