Lo que hay que saber sobre metales pesados



problemas de los metales pesados

Se considera metales pesados al conjunto de elementos químicos con diferentes grados de toxicidad y efectos para la salud humana y el medio ambiente.

Los metales están integrados a nuestra civilización desde épocas remotas, de los elementos que se utilizan el 75% son compuestos por metales. A pesar del histórico uso de hierro, cobre y estaño (con los que se produce el bronce), así como mercurio, plata, plomo y zinc, todos son considerados metales pesados en la actualidad. Algunos de ellos a punto de agotarse. La toxicidad de estos y otros, ya eran documentadas hace casi 2000 años por Plutarco, quien pudo observar los efectos nocivos en la salud de los mineros.

Algunos metales, paradójicamente, son imprescindibles para la vida, y se encuentran en nuestro organismo en ínfimas cantidades, necesarias para la salud: cadmio, cobre, cromo y zinc.

Algunos se acumulan en los organismos vivos y se consideran altamente contaminantes son el mercurio, el cadmio y el plomo. El cromo en ciertos compuestos es cancerígeno y produce alteraciones genéticas. El plomo ha sido retirado de pinturas, combustibles, cañerías, y de la producción de enseres domésticos.

Aunque no hay un listado oficialmente dictado por organismos internacionales, sino diferentes estudios y documentos aislados, podemos dar una lista sobre los más relevantes metales pesados:

Metales propiamente dichos: aluminio, bario, berilio, cadmio, cobalto, cobre, cromo, estaño, hierro, manganeso, mercurio, molibdeno, níquel, plata, plomo, talio, vanadio y zinc. A estos se agregan un semimetal: el arsénico y un no metal: el selenio.

Se consideran metales pesados, ya sea por su elevada densidad, su masa atómica, y peso atómico. Su baja o nula metabolización, produce su acumulación y genera envenenamiento, los alimentos así contaminados, transmiten estas toxinas a lo largo de la cadena alimenticia.

Expondremos los más renombrados y sus efectos:

 

  • CADMIO:

Se puede alojar por décadas en el organismo antes de ser eliminado. Enfermedades renales, cáncer de pulmón, osteoporosis. Está presente en el cigarrillo, unos 20 cigarrillos contienen 2 a 4 ug, duplicando el total diario de acceso del mismo al cuerpo.

 

  • COBRE

Puede provocar daños renales, anemia, irritación de estómago e intestinos. Se encuentra en alguicidas, utilizados en piscinas.

 

  • CROMO

Se utiliza en aleaciones y fabricación de pigmentos para cemento, pintura, papel y caucho. En baja cantidad, produce irritación y úlceras, en alta cantidad, daños hepáticos, renales, nerviosos y circulatorios.

 

  • MERCURIO

Presente en pilas, baterías, lámparas y termómetros, y en odontología. También se llega a él por la producción de metales no ferrosos, combustión de carbón vegetal y en crematorios. Provoca desde temblores, gingivitis, abortos, hasta desórdenes mentales. Se incorpora por alimentación.

 

  • NIQUEL

En exceso produce problemas cardíacos y hepáticos, alergias en la piel y disminución de peso.

 

  • PLOMO

Se incorpora en alimentos, y por inhalación del polvo. Es muy utilizado en la industria. Puede producir daños en la síntesis de hemoglobina, daño renal, gastrointestinal, nervioso, circulatorio entre otros.

 

  • SELENIO

Se encuentra especialmente en peces contaminados. Su exceso provoca severos daños hepático, renal, nervioso, pérdida de cabello y uñas, cansancio y debilidad.

 

Sin ánimo de que este artículo produzca un temor excesivo, es recomendable revisar las etiquetas, procedencia y composición de alimentos, utensilios, pinturas, y otros elementos que utilizamos a diario, a fin de evitar, en lo posible, la exposición a estos contaminantes.

 


Acerca de Estrella Pedroza 5 Articles
He sido artesana y escritora desde que recuerdo, tengo estudios de filosofía y cursos sobre medicinas naturales, reiky, magnetoterapia, dígitopuntura, do in, shiatzu, bioenergía, radiestesia, soy guía de meditación taoísta, instructora de artes marciales con fines terapéuticos, chikung, taichichuan e instructora en técnicas de visualización mental.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*