Los Verdes apuestan por parques eólicos marinos a pesar de su impacto ambiental



Parques eólicos marinos
Parques eólicos marinos

El eurodiputado de Los Verdes, David Hammerstein, manifestó ayer que su grupo político apoya las iniciativas de los parques eólicos marinos que se pueden instalar en la costa sin el permiso de los municipios que puedan considerarse afectados al ver alterado su paisaje.

El eurodiputado de Los Verdes, David Hammerstein, manifestó ayer que su grupo político apoya las iniciativas de  parques eólicos marinos que se pueden instalar en la costa sin el permiso de los municipios que puedan considerarse afectados al ver alterado su paisaje. Hammerstein hizo estas declaraciones durante el análisis de la situación energética que padece el mundo y las alternativas que ofrecen Los Verdes ante la dependencia de los carburantes fósiles. «Entiendo que haya gente a la que le puedan molestar los aerogeneradores y debe buscarse una solución como instalar estas plantas lo más lejos posible de la costa para evitar al máximo el impacto ambiental» explicó el eurodiputado ayer en Bruselas.

Hay que recordar que la posibilidad de instalar una plataforma marina de este tipo ya suscitó en Menorca una importante polémica porque los consistorios no pueden intervenir al respecto. Es Mercadal y Ferreries fueron quienes más beligerantes estuvieron en este tema tras el intento del Govern de permitir la construcción de dos parques eólicos sin el consentimiento de las administraciones locales. En el caso del mar, la competencia se la reserva el Gobierno central.

El portavoz ecologista señaló que esta tecnología está muy desarrollada y señaló que el parque eólico de Trafalgar que está en ejecución dispondrá de una potencia superior a la de una central nuclear. En estos momentos en España, las plantas eólicas pueden producir más electricidad que todas las centrales nucleares trabajando a toda potencia. Pero también es cierto que la fuerza del viento es irregular y no se puede mantener todo el tiempo la misma capacidad de producción.

Los Verdes consideran que la tecnología eólica, tanto en el mar como en tierra es una de las energías renovables más avanzadas. En el mes de marzo pasado llegó a tener puntas en las que cubrió el 40% de la demanda eléctrica española y por ello la ven como una oportunidad. Esto no evita que considere también necesario un «cambio social» y que la gente entienda la necesidad de consumir menos energía para no destruir todos los recursos del planeta. Tanto Hammerstein como el también eurodiputado verde por Luxemburgo Claude Turmes recordaron que el objetivo de la UE es lograr que en el año 2020 el 20% de la producción eléctrica sea de origen renovable.

El portavoz de Los Verdes en Bruselas, David Hammerstein, expuso ayer en el encuentro de periodistas medioambientales que los dos grandes retos de futuro para España son el «secuestro del carbono» y los combustibles biodiesel. El primero es una tecnología para capturar el dióxido de carbono que se emite a la atmósfera, comprimirlo y depositarlo en contenedores que se guardarán como residuos tóxicos. Se trata de un método experimental que no gusta a los ecologistas porque dicho tratamiento ya supone un incremento del gasto energético del 25%.

En lo que respeta al biodiesel, Hammerstein mostró su satisfacción por la decisión de Bruselas de paralizar esta tecnología ante los estudios que muestran que no impide el efecto invernadero. «Además está la cuestión social porque entre la pérdida de suelo fértil en el mundo y el uso de cosechas enteras para alimentar a vehículos nos estábamos acercando a una gran hambruna que habría matado a miles de personas».

A pesar de estos condicionantes, Los Verdes mantienen su postura contraria al uso de la energía nuclear aunque ello permitiera reducir el uso de carburantes fósiles que emiten CO2 a la atmósfera. La portavoz de Los Verdes de Alemania, Rebeca Harms, y el propio Hammerstein declararon que los riesgos para la salud siguen siendo muy superiores que los beneficios que podrían suponer para el entorno ambiental.

El Partido Verde europeo considera que otras alternativas energéticas como la instalación de placas solares aún no da un rendimiento óptimo. Consideran que todavía hay terreno por avanzar y que son una opción muy interesante para evitar la dependencia energética de otras fuentes. Se confía en que en breve los materiales para la recolección de luz solar bajen el precio y permitan generar una potencia suficiente que vaya más allá del autoabastecimiento de pequeñas comunidades. También asumen que estas instalaciones «democratizarán» más la producción eléctrica ya que será barato de construir y rentable en su funcionamiento por lo que muchos particulares podrán acceder a esta tecnología.

Fuente: última Hora (www.ultimahora.es)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*