Turismo y ecología: cómo viajar sin dañar el medio ambiente



El mundo actual nos propone considerar el cuidado del medio ambiente como una actividad importantísima que debe ser llevada adelante desde nuestras acciones cotidianas. En ese marco, vislumbramos la aparición de una nueva forma de hacer turismo –el ecoturismo- que se preocupa por concebir a los viajes como momentos cruciales para ejercer un cuidado consciente del mundo en que vivimos. En el texto presente vamos a mostrarte de qué manera convergen esos dos conceptos que presentamos en el título, a saber, el turismo y la ecología.

 

Turismo y ecología: cómo viajar sin dañar el medio ambiente

Lo primero que debemos decir es que la noción de ecoturismo viene a englobar las dos cuestiones mencionadas (el turismo y la ecología) y en definitiva, guarda relación con una filosofía de vida que sin lugar a duda trasciende al período de vacaciones mismo. Como lema, propone aquello de “viajar cuidando el medio en que se vive” y por supuesto, disfrutando del paisaje y la belleza natural sin alterar lo que allí ocurre por medio de la intervención humana.

Para lograr enmarcarse como viajero en una propuesta de características como la presente, es necesario tomar una actitud reflexiva respecto del lugar que visitamos, entendiendo la importancia de su cuidado y generando acciones concretas que prioricen al mantenimiento de sus recursos naturales. En otras palabras, minimizar en la medida de lo posible el impacto que uno ejerce como viajero respecto del lugar que visita, respetándolo y teniendo conciencia ambiental.

De la misma manera, es preciso entender la importancia de dejar el lugar que visitamos en las mismas condiciones que cuando llegamos a él, informándonos acerca de qué normativas es preciso cumplir y por supuesto, no consumiendo artículos innecesarios o botando basura que termine por dañar el presente sitio. En definitiva, el ecoturismo plantea una nueva forma de viajar, es una alternativa a los viajes convencionales que prioriza el cuidado del medio ambiente en función del lugar que uno visita.

Por último, es preciso decir que la presente propuesta pone en jaque dos cuestiones muy concretas respecto de los viajes convencionales, es decir, las discute y prohíbe de manera tajante. Esas dos cuestiones se detallan a continuación:

1)- No hay que llevarse souvenirs naturales del lugar que uno visita, como pueden ser piedras, hojas, ramas, o cualquier objeto propio de la naturaleza.

2)- No hay que molestar con fotos a la fauna lugareña, mucho menos moverla de un sitio a otro estorbando su vida y el contacto que en ella establece respecto de la naturaleza que habita.

Acerca de Ismael Naput 27 Articles
Soy nacido en Diamante y vivo en Santa Fe desde hace 24 años. Actualmente me encuentro estudiando Licenciatura en Comunicación Social.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*