Hábitos de consumo que desperdician energía en su casa



Hábitos de consumo
Hábitos de consumo

La mayoría de nosotros tenemos por lo menos uno o dos malos hábitos de consumo que nos gustaría romper. Después de todo, somos humanos.

Quizás algunos de esos malos hábitos de consumo están desperdiciando energía en el hogar. Si está buscando maneras de reducir costos, agregar dinero de nuevo a su presupuesto y reducir su huella de carbono, ponga una prioridad en romper estos.

Permitir que los «vampiros de la energía» le den caza – hábitos de consumo

Los vampiros de la energía son la electrónica que continúa utilizando energía incluso cuando no están en uso o en modo «stand by». Un receptor de cable con DVR, conectado por un año y no utilizado, por ejemplo. Tenga a esos vampiros desenchufandos,  si es posible, cuando no estén en uso.

Dejar luces encendidas cuando no está en la habitación – hábitos de consumo

Un accesorio de luz con dos bulbos de 60 vatios, dejados encendidos por ocho horas cada día laborable, agregaría consumo innecesario su cuenta eléctrica. Por lo tanto, asegúrese de apagar las luces, si usted está dejando la casa para ir a trabajar, salir , o simplemente ir de una habitación a otra.

Lavar cargas parciales de platos – hábitos de consumo

El lavavajillas promedio consume cerca de 1.800 vatios de electricidad. Utilizado diariamente, durante una hora, costaría $ 66 al año para funcionar. Si ese lavavajillas se usó dos días menos a la semana en promedio, el dueño de casa ahorraría alrededor de $ 19 durante ese año.

Dejar abierta la puerta del microondas – hábitos de consumo

Este es un ejemplo de un vampiro de energía que creemos digno de mención especial. En promedio, un horno de microondas con la puerta dejada abierta utiliza 26 vatios de electricidad, en comparación con unos 3 vatios para un horno con la puerta cerrada. La diferencia de 23 vatios añadiría una suma considerable a una factura de electricidad a lo largo de un año, incluso si ese horno nunca calentara una sola taza de leche.

Tomar un baño de agua caliente diario – hábitos de consumo

Un baño caliente ocasional es una buena manera de terminar un día estresante. Pero un día por medio, la ducha es una manera más eficiente de limpiar. Un baño de 10 minutos bajo una ducha de bajo flujo (2 galones por minuto) con la regadera por ejemplo, usa 20 galones de agua, en comparación con los 30 galones usados en un baño típico. En el curso de un año, optar por una ducha diaria podría ahorrar más de 3.600 galones de agua, más la energía necesaria para calentar esa agua.

Dejar alto el termostato de agua caliente

Buscar el control de temperatura de su termotanque de agua y bájarlo a 40 ºC, eso es adecuado para la mayoría de las tareas domésticas. Según una estimación, ese simple cambio podría ayudar a los propietarios a ahorrar entre 15 y 25 por ciento en sus costos de calefacción de agua.

No programar el termostato del hogar – hábitos de consumo

Probablemente no hay una buena razón para mantener su casa en la temperatura «utilizada» mientras usted está ausente. Si tiene un termostato programable, tome unos minutos para ajustarlo. ¿Termostato manual? Adquiera el hábito de reajustarlo cuando salga, llegue, vaya a la cama y despierte. Variando el termostato de 10 a 15 grados durante ocho horas podría ahorrar a los propietarios del 5 a 15 por ciento al año en sus facturas de calefacción.

  • Invierno: Establecer a 20 grados cuando está en casa y despierto, y 15 mientras estás lejos o dormido.
  • Verano: Establecer a 25 grados cuando estás en casa durante el día, y 31 mientras estás lejos y / o por la noche.

Las chances están, usted podrían ahorrar mucho dinero en su electricidad y otras cuentas de servicio cambiando algunos hábitos de consumo simples.

¿Está buscando ahorros adicionales? Considere la energía solar. Obtener electricidad del sol es un excelente «hábito» para desarrollar.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*