El compost. Cómo realizar este abono orgánico y aprovechar algunos residuos hogareños




El compost. Cómo realizar este abono orgánico y aprovechar algunos residuos hogareños. Medio ambiente, reciclado

El compost o mantillo es el resultado de la fermentación aerobia (con la presencia de oxígeno) de una mezcla de materiales orgánicos en condiciones específicas de humedad, aireación, temperatura y nutrientes.

El compost, reutilizando los residuos orgánicos del hogar

Otra definición más completa la da Haug (1993), lo describe como “la materia orgánica que se ha estabilizado hasta transformarse en un producto parecido a las sustancias húmicas del suelo, que está libre de patógenos y de semillas de hierbas adventicias, que no atrae insectos, que puede ser manejado, guardado, transportado y ensacado sin ocasionar molestias y que es beneficioso para el suelo y el crecimiento de las plantas”.

Qué materiales y herramientas se necesitan

  • Residuos utilizados: restos de poda, paja, hierbas secas, césped, tomateras, leguminosas, hojas, ramas podadas -en lo posible triturarlas-, aserrín, cenizas, posos del café o de té, infusiones con papel incluído, cáscara de huevo, frutas, verduras y hortalizas, periódicos no impresos en color, yogures caducados, tapones de corcho, papel de cocina, aceite comestible, pelos, etc.
  • Herramientas: palas, ganchos, horcas y carretillas. Para pilas grandes es aconsejable usar pala del tractor, picadora, volteadora, criba.

Elaboración de la Pila de Compostaje

La preparación puede hacerse en forma manual o mecanizada. Las dimensiones de la pila, como aclaramos anteriormente, pueden ser de 1,5 m. de ancho por 1,5 m. de alto y sin límite de longitud, aunque esto dependerá del espacio del que se disponga. La pila se confecciona en capas o mezclando los materiales con la proporción de tres partes de restos de poda por uno de césped o vegetales verdes. Podríamos usar tres carretillas de restos de poda en la primera capa, una carretilla de césped en la segunda, tres carretillas de paja en la tercera y una carretilla de restos vegetales o hierba verde en la cuarta. En la quinta capa usaremos tres carretillas de restos de poda. En la sexta, una carretilla de restos de leguminosas. En la séptima, restos de tomateras y así sucesivamente hasta llegar a la altura de 1,5 m. A medida que vayamos confeccionando la pila iremos añadiendo agua para que se impregne bien en las diferentes capas. La mezcla de los materiales tiene que tener un equilibrio de Carbono/Nitrógeno de 35/1. Si usamos restos de poda de carácter ácido (pinocha, restos de laurisilva o pino, etc.) tenemos que corregir el pH con carbonato cálcico (1 a 2 kilos por metro cúbico). Para que se produzca la fermentación aerobia se necesita la presencia del oxígeno del aire y el agua. Cuando comienza la fermentación aumenta la temperatura hasta los 55º a 65º centígrados. En estas condiciones se asegura la eliminación de patógenos y las semillas de hierbas adventicias. Si se consigue una buena relación entre nitrógeno, celulosa, lignina, azúcares, humedad y aire en tres meses, con dos o tres volteos en las condiciones climáticas normales podemos conseguir un compost que nos aporte materia orgánica estable en el suelo. Pasado un mes podemos controlar las necesidades de volteo de la pila con un termómetro. La pila de compost es necesario localizarla en un lugar resguardado de las condiciones climáticas adversas.

Pila de compostaje. ¿Cómo elaborar el compost?

Al final del proceso debemos obtener un producto maduro, con un olor agradable que nos recuerde al suelo del bosque, un color oscuro propio de la materia orgánica y la temperatura estabilizada.

Factores a tener en cuenta para la elaboración del compost

Con esta técnica aprovechamos todos los residuos orgánicos que pueden desecharse en un hogar. Algunos factores a tener en cuenta son:

  • Realizar una mezcla equilibrada de los residuos para obtener una relación Carbono/Nitrógeno entre 25-35 hasta obtener valores comprendidos entre 15-10 al final del proceso.
  • Incluir residuos en un tamaño adecuado de partículas (de 2 a 5 milímetros de diámetro) a compostar.
  • Incluir materiales de partida con pH neutro, y considerar la corrección cuando se crea necesario.
  • Mantener una buena proporción de la calidad de las materias primas (azúcares, proteína, celulosa y lignina).
  • El oxígeno es básico para que los microorganismos se puedan desarrollar (40-60 % de aireación).
  • La humedad es fundamental para que se produzca todo el proceso de compostaje (40-60%).
  • La temperatura es el parámetro que mejor indica el desarrollo del proceso. La máxima no debe sobrepasar los 70 ºC (adecuada entre 55-65 ºC). Con estas temperaturas se evitan pérdidas de materia orgánica y se garantiza la destrucción de gérmenes patógenos y semillas adventicias.
  • Un tamaño adecuado de la pila de compostaje es de un metro y medio de altura con sección trapezoidal y una anchura de base de un metro y medio,  sin límites de largo.
  • Es importante conocer las condiciones climáticas del lugar donde se instala la pila para protegerla del sol, la lluvia, el viento y el frío.

Las fases del compostaje

En todo proceso de compostaje podríamos diferenciar dos fases:

  • Descomposición. En esta primera fase se desarrollan los microorganismos mesófilos, que inician la descomposición de las moléculas más fácilmente degradables, produciéndose un incremento de la temperatura y una disminución del pH por la producción de ácidos orgánicos. A medida que el proceso fermentativo avanza por la descomposición de la materia orgánica, aumenta la temperatura de 45 a 60 ºC, aparecen los microorganismos termófilos, transformando el nitrógeno en amoniaco y progresivamente el medio se hace alcalino. Al cabo de unos días la temperatura va descendiendo y reaparecen los microorganismos mesófilos. Después de unas semanas el montón se irá compactando y su volumen se habrá reducido a la mitad.
  • Maduración. Esta fase se caracteriza porque el montón se va enfriando hasta alcanzar la temperatura ambiente, esta etapa puede durar de unas semanas a varios meses. En esta fase los microorganismos mosófilos y diversos tipos de microfauna, colonizan el compost. Se forman los antibióticos y aparecen los antagonistas de diferentes patógenos, y al final se obtiene un producto muy estable.

Contribución del compost a la fertilidad de la tierra

La materia orgánica aumenta la actividad biológica del suelo; mejora las propiedades físicas; incrementa la capacidad de aireación, la permeabilidad y retención del agua; favorece la estructura. También optimiza las propiedades químicas. Acrecenta el contenido en nutrientes (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, y micronutrientes) y la capacidad de intercambio catiónico (CIC). Equilibra el pH y la salinidad. Hay que recordar la capacidad supresora de patógenos del suelo que tiene el compost por el contenido en antibióticos y la influencia positiva sobre el desarrollo vegetal.

El compost. Cómo realizar este abono orgánico y aprovechar algunos residuos hogareños. Medio ambiente, reciclado


2 comentarios en El compost. Cómo realizar este abono orgánico y aprovechar algunos residuos hogareños

  1. Es bastante interesante de lo que he leído, de hacer composta, saco materiales para controlar plagas que atacan cultivos todos naturales, también como controlar hongos y bacterias con productos naturales, me fascina investigar y aprender de todo, soy ingeniero agronomo, he trabajado para varias compañias que se dedican a la agricultura.

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*