Se pronostica mayor producción de caña de azúcar en Brasil

La demanda de etanol podría impulsar la expansión de las tierras agrícolas brasileñas



Caña de Azúcar en Brasil
Se pronostica mayor producción de caña de azúcar por la demanada de Etanol en Brasil

Se realizó un estudio por investigadores de la Universidad de Queensland, Australia. Allí demostró que la demanda futura de etanol podría expandir las tierras agrícolas utilizadas para la producción de caña de azúcar en Brasil. Para 2030 la expansión se daría en cinco millones de hectáreas.

Según Milton Aurelio Uba de Andrade Junior, un investigador en la escuela de ciencias de la tierra y del medio ambiente de la universidad:

La demanda futura de biocombustibles afectará directamente el uso de la tierra en Brasil, que produce etanol a partir de la caña de azúcar.

«Nuestro estudio ha modelado escenarios que pronostican la demanda futura de etanol. Lo hace en función de diferentes trayectorias para el producto interno bruto, el crecimiento de la población, los precios del combustible, las políticas de mezcla, la composición de la flota y las ganancias de eficiencia.

Un escenario de alta demanda impulsado por un fuerte crecimiento económico y de la población, el aumento de los precios de la gasolina y objetivos ambiciosos de mezcla, podría significar que la demanda actual de etanol en Brasil se duplicará para 2030. Si se produce este escenario, Brasil necesitará otros cinco millones de hectáreas. de tierra para cultivos de caña de azúcar para satisfacer esta alta demanda».

Dijo Andrade Junior

Es probable que la mayoría de las granjas de caña de azúcar adicionales se expandan a pastizales, minimizando el impacto en los bosques nativos.

«Nuestro modelo parte de una suposición clave. Las políticas de uso de la tierra de Brasil, como la zonificación agroecológica de la caña de azúcar, continuarán promoviendo el aumento de los rendimientos agrícolas. Y, a la vez, minimizan los impactos ambientales.

Sin embargo, en el contexto actual de alta incertidumbre en la agenda ambiental, tales políticas de uso de la tierra deben ser monitoreadas y apoyadas de cerca. Se debe asegurar que los ecosistemas naturales y la biodiversidad del país permanezcan protegidos».

Agregó de Andrade Junior

El estudio fue publicado en la revista Energy Policy y fue una colaboración de tres entidades. La Universidad de Queensland, el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados en Austria y el Instituto Nacional de Investigación Espacial en Brasil.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*