Huella de carbono nula en Copenhague 2025



Copenhague tiene un objetivo: poder decir de sí misma en 2025 que es la primera capital del mundo en anular su huella de carbono. Pero no sólo tiene un objetivo, también tiene un plan “CHP 2025 Climate Plan”. Tal y como ellos lo definen, es un plan que pretende encontrar soluciones que sean más inteligentes, más verdes, más sanas y más eficientes, que no hagan más caro ser ciudadano de Copenhague, que promuevan un crecimiento verde y aumenten la calidad de vida de los ciudadanos. Muy bueno tiene que ser el plan porque los objetivos no son nada sencillos. Vamos a ver en qué consiste a través de sus principales propuestas.

El “CHP 2025 Climate Plan” tiene como objetivo conseguir una huella de carbono prácticamente nula. Sin embargo, tras este objetivo principal surgen otros, no menos importantes, como son: mejorar la calidad de vida, fomentar la innovación y la investigación de las tecnologías verdes o la creación de empleo. Todo ello contando con el apoyo de las autoridades públicas, las empresas, las instituciones y muy especialmente los ciudadanos.

 

Reducir la huella de carbono en 4 aéreas

Las iniciativas del plan para anular la huella de carbono de Copenhague se centran en cuatro áreas, el consumo de energía, la producción de energía, la movilidad sostenible y la administración de la ciudad.

 

1. CONSUMO DE ENERGÍA

En 2009, se planteo la necesidad de reducir la huella de carbono de la cuidad en 2015 en un 20% y el objetivo fue alcanzado en 2011.

Hoy Copenhague emite 1,9 millones de toneladas de CO2, el objetivo para 2025 es reducirlas en 1,2 millones. Para ello es necesario usar menos energía, especialmente en calefacción y electricidad que suponen el 75% del total.

 

2. PRODUCCIÓN DE ENERGÍA

El objetivo en este punto es que la producción de energía de Copenhague en 2015 este basada principalmente en la energía eólica, la biomasa, la geotermia y los residuos. De forma que la cantidad de energía generada mediante renovables sea superior a la consumida y así reducir considerablemente la huella de carbono.

 

3. MOVILIDAD SOSTENIBLE

En 2010 la huella de carbono debida al transporte público suponía en Copenhague un 22% del total de las emisiones. El objetivo en cuanto a la movilidad urbana es conseguir que el 75% de los desplazamientos se hagan en 2025 a pie, en bicicleta o en transporte público.

 

4. ADMINISTRACIÓN DE LA CIUDAD

Para contribuir al objetivo final, la administración pública de la ciudad pretende ser un ejemplo, para ello esto es lo que propone el CHP 2025 Climate Plan:

  • Reducir en un 40% el consumo de energía de los edificios municipales, mediante la mejora de los mismos para aumentar su eficiencia energética, la instalación de paneles solares o la construcción de nuevos edificios con cero emisiones.
  • Vehículos municipales eléctricos los pequeños y de biogas los grandes.
  • Sustitución de las lámparas urbanas por otras más eficientes.
  • Educar a sus 45.000 empleados en hábitos y rutinas sostenibles y eficientes desde el punto de vista energético.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*