España alcanzó el 30% de corte pactado por la Unión Europea para la electricidad de origen renovable



España cumple con la meta europea de electricidad de origen renovable

España alcanzó el 30% de corte pactado por la Unión Europea para la electricidad de origen renovable. Energías limpias, leyes, reglamentos y políticas

España cumple con la meta europea de electricidad de origen renovable

La recesión en España ha traído buenas noticias. A pesar del 14,8% de desempleo y una caída del Producto Interno Bruto del 1,3 en 2008, el país ibérico ya cumple con el 30% de consumo de electricidad de origen renovable pactado por la Unión Europea (UE) hace ocho años.

En principio, los países del bloque comunitario tienen hasta 2010 para cumplir con esta primera meta, y hasta 2020 para llegar al 40% de utilización de las también llamadas energías limpias.

Pero la baja demanda de la energía, debido a la crisis que afecta al país, ha hecho que España se adelante en los plazos. Un invierno cargado de lluvias y fuertes vientos ha contribuido además con estas cifras.

La empresa española encargada en gestionar el sistema eléctrico, informó que junto con el descenso de demanda de electricidad del 9,8%, en los últimos dos meses, «la energía eólica superó en varias ocasiones los máximos históricos de potencia instantánea de energía horaria y de energía diaria».

A la vez, según Red Eléctrica, las lluvias permitieron que la energía hidráulica aumentara la generación en más del 100%.

Éste también es el resultado de una apuesta por energías verdes que data de 1997 con la aprobación de la Ley de Ordenación del Sistema Eléctrico Nacional y que a pesar de los cambios de gobierno se ha mantenido.

Desde entonces se establecieron unas primas económicas para estimular el uso de energías verdes, lo que provocó un auge en la instalación de parques eólicos y placas fotovoltaicas por todo el país y el interés de las grandes empresas eléctricas del país.

El negocio de las verdes

«Este sistema ha hecho que la energía eólica se desarrolle de forma importante, porque hace que quien quiera tener un parque eólico pueda contar con facilidad de financiamiento», le explica a BBC Mundo Keikki Willstedt Mesa, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, según sus siglas en inglés).

Los estímulos han atraído a las grandes empresas españolas a invertir en el sector, a diferencia de lo que ocurre en otros países de la región, como Alemania, que son las pequeñas compañías las que están detrás de la energía eólica.

Iberdrola, la principal empresa de energía verde en España, registró en 2008 unos US$700 millones en ganancias provenientes de suministro de electricidad con energía renovable, según datos de la compañía publicados en su sitio en internet.

Por su parte Acciona, hasta ahora socia en la mayor compañía de electricidad española Endesa, está a punto de ceder su 25% de participación a cambio de quedarse con los activos renovables: eólicos e hidráulicos.

Recursos naturales

La posición geográfica de España y los recursos naturales que cuentan también han jugado a favor de que al día de hoy el 30% de la energía sea de origen renovable.

El país ibérico cuenta con una gran cantidad de embalses, es la tercera potencia mundial eólica y -según la Agencia Estatal de Meteorología de España- «el número de horas de sol despejado de nubes durante 2008 estuvo en el margen de 10% sobre la media normal para la mayor parte del país».

«Esto garantiza que siempre haya energía verde», comenta Willstedt. No obstante, advierte que el problema está en el almacenamiento. «Cuando hay viento, bien, pero cuando no hay, no hay».

Es por esto que un buen sistema de regulación de energías limpias es vital para un funcionamiento efectivo. «Gracias al hecho de que el trabajo se lleva haciendo desde hace más de 10 años», actualmente se puede lograr la meta del 30% de consumo renovable, agrega el experto de WWF.

El peligro de la crisis

Si bien a corto plazo la crisis permitió que España cumpliera antes de tiempo con el objetivo de la UE en cuanto a energías renovables, especialistas advierten que a largo plazo, la crisis podría revertir estos datos.

Todo depende de la inclusión en los planes del gobierno socialista de medidas que sigan estimulando el uso de energías verdes.

«La gran incógnita es a partir del año que viene», señala Willstedt. «Lo que existe hasta ahora ya está financiado en un 80% por lo bancos (pero) no se sabe cuánto se podrá invertir en el sector a partir de 2010».

Para el experto de la WWF el gobierno no debe descuidar este sector en función de la recesión, pues «con un parón se puede perder el ímpetu y para el 2020 tenemos el gran reto del 40%».

«En este momento es fundamental que el gobierno (de España) dé claras señales de que seguirá apoyando el sector, como lo ha hecho en Estados Unidos (el presidente Barack) Obama, que quiere apostar por las energías verdes», agrega.

Hasta ahora, Willstedt admite que el gobierno español ha insinuado su intención de seguir ofreciendo planes de estímulo para la inversión en el sector. «Pero no lo ha afirmado y eso se tiene que traducir en palabras, en políticas y en la capacidad de financiación que no vemos que está ocurriendo».

España alcanzó el 30% de corte pactado por la Unión Europea para la electricidad de origen renovable. Energías limpias, leyes, reglamentos y políticas

Fuente: BBC (www.bbc.co.uk)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*