El mar, una alternativa energética



Energía mareomotriz: fuerza del mar como alternativa energética limpia, barata y eficiente

El mar, una alternativa energética. Energías limpias, energía mareomotriz

Energía mareomotriz: fuerza del mar como alternativa energética limpia, barata y eficienteEl mar, esa superficie azul que se extienden ante nuestros ojos, a veces enfurecido y otras en calma,  es un cuerpo líquido en constante movimiento.

La fuerza de este elemento que cubre la mayor parte del planeta es una potencial fuente de energía, que en la actualidad se ha convertido en una de las alternativas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, que amenazan con la vida del planeta.

Barata y eficiente

La cumbre del G-8, que reúne a los líderes de 16 economías avanzadas, los mayores emisores mundiales de dióxido de carbono, se acaban de reunir en la isla japonesa de Hokkaido para tratar de llegar a “profundos recortes”, tal era su objetivo, en las emisiones globales de CO2.

Esos países que suman más del 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero, se comprometieron, sin embargo sin concreciones de porcentajes, y reafirmaron su compromiso de cerrar un acuerdo post-Kioto a finales de 2009.

El G-8 se mostró de acuerdo en aceptar una meta no vinculante de recortes de gases contaminantes del 50 por ciento para 2050, y lanzaron un llamamiento a las economías contaminantes para que se sumen a ese esfuerzo.

Tras la última reunión, las organizaciones ecologistas volvieron a criticar las decisiones adoptadas en esta cumbre de Hokkaido, en  el norte de Japón, por considerar que no suponen ningún avance.

Mientras tanto los efectos del cambio climático siguen provocando desastrosas consecuencias que expolian la flora y la fauna del planeta. La búsqueda de energías alternativas es una posibilidad de obligado cumplimiento para los gobiernos del mundo, una de estas alternativas energéticas la constituyen las corrientes marinas o energía mareomotriz.

Aprovechar menos del uno por ciento de la energía que producen las mareas sería suficiente para satisfacer toda la demanda energética del planeta, según manifestaron recientemente responsables de la organización «Global Reef Alliance» (GRA).

Esta fuente energética renovable es una de las más baratas y eficientes, pero hasta ahora prácticamente nadie ha mostrado interés real en su implementación, y no hay un mandato expreso de la ONU que inste a los gobiernos a promover la inversión en ella, según la mencionada organización.

Con menos dinero del que les costaría establecer una central nuclear, aquellas zonas situadas cerca de grandes corrientes como la punta sur de Argentina, el este de China o las naciones insulares del Pacífico Sur, tendrían cubierta toda su demanda de energía de una forma limpia y sostenible, según GRA.

Para las tribus indígenas

De hecho, en Latinoamérica podrían beneficiarse de esta fuente energética Argentina, Brasil, Ecuador y Panamá. Brasil, particularmente, tiene condiciones óptimas para surtirse de la energía de las mareas en la cuenca del Amazonas, donde ya hace cientos de años las tribus indígenas usaban sistemas rudimentarios para aprovechar las fuertes corrientes de la desembocadura del río más caudaloso del planeta.

«Es como tener una central hidroeléctrica sin una presa», comentó el presidente de GRA, Thomas Goreau, quien el pasado año ganó un premio del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) de Estados Unidos, por un proyecto para montar una turbina de hélices en una balsa.

Las turbinas, desarrolladas por primera vez por el investigador ruso Alexander Gorlov, consisten en una hélice tricoidal dentro de una estructura protectora que puede ser instalada en varios tipos de soporte, tanto en plataformas estáticas como móviles, situadas en alta mar.

Esta fuente de energía ya se encuentra en funcionamiento desde hace décadas y para acumularla se construye un dique que almacena agua convirtiendo la energía potencial de ésta en electricidad, como sucede en las centrales hidráulicas, por medio de una turbina.

Los primeros experimentos de explotación de la energía de las olas  datan de 1874, en los que se empleó una embarcación dotada de aletas Henning. En Mónaco, en 1929, se presentó  el “Rotor de Savonius” donde se aprovechaba la fuerza horizontal de las olas.

En la actualidad, países como India, Estados Unidos, China y Japón desarrollan diversos sistemas y plantas de producción energética. También en la Unión Europea, el océano Atlántico en las costas escandinavas y el Mar del Norte crean unas condiciones idóneas para aprovechar la energía del agua, y en estos países se están liderando sistemas de producción energética.

La explotación de las diferencias de temperaturas de los océanos ha sido multitud de veces propuestas desde finales del siglo XIX. Se trata de un método reconvertir útil la diferencia de temperatura entre el agua de la superficie y el agua que se encuentra a 100 metros de profundidad.

Para conseguir este aprovechamiento es suficiente una diferencia de 68 grados Fahrenheit, mientras que en las zonas tropicales esta diferencia varía entre 60 y 75.5 grados Fahrenheit.

En los últimos años, se ha ensayado con su aplicación de forma conjunta con sistemas de potenciación del crecimiento del coral, y los resultados, según el grupo defensor de los arrecifes, han sido muy satisfactorios y han permitido recuperar ecosistemas destruidos por la pesca con dinamita.

GRA afirmó que es un excelente mecanismo para llevar suministro eléctrico a áreas remotas y, en el caso de las naciones insulares del Pacífico, eliminaría su total dependencia de la importación de petróleo, en la que habitualmente gastan más del 50 por ciento de su Producto Interior Bruto.

El mar, una alternativa energética. Energías limpias, energía mareomotriz

Temas relacionados: energía mareomotriz, energías limpias, cuerpo líquido, constante movimiento, planeta, fuente de energía, energías alternativas, reducir las emisiones, gases de efecto invernadero, vida del planeta, economías avanzadas, mayores emisores mundiales, dióxido de carbono, emisiones globales de CO2, recortes de gases contaminantes, economías contaminantes, organizaciones ecologistas, efectos del cambio climático, corrientes marinas, energía que producen las mareas, demanda energética del planeta, fuente energética renovable, baratas,  eficientes, inversión, energía sostenible, central hidroeléctrica, turbina de hélices, hélice tricoidal, plataformas estáticas, plataformas móviles, alta mar, Rotor de Savonius, fuerza horizontal de las olas, energía del agua, diferencias de temperaturas, ecosistemas destruidos, suministro eléctrico, crisis energética mundial

Fuente: Univisión (www.univision.com)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*