Potencial del etanol para reducir las emisiones de GEI



El potencial del etanol a base de maíz está significativamente para reducir GEI por debajo de las estimaciones actuales
El potencial del etanol a base de maíz está significativamente para reducir GEI por debajo de las estimaciones actuales

Dos nuevos estudios han ofrecido más evidencia del potencial del etanol a base de granos para reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Así lo reveló la Asociación de Combustibles Renovables (RFA).

Los estudios académicos además cuestionan la confiabilidad del análisis reciente del cambio de uso del suelo. Se ha basado en metodologías basadas en imágenes de satélite aparentemente defectuosas.

Esta nueva investigación permitirá a los legisladores y reguladores centrarse en los avances que están haciendo los productores de maíz y los productores de etanol en materia de sostenibilidad y eficiencia. Así lo indica la RFA

«A medida que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) considera los impactos de GEI del consumo expandido de etanol bajo el Estándar de Combustible Renovable, los instamos a considerar seriamente la ciencia y los datos más recientes sobre los tremendos beneficios del carbono del etanol.

También, imploramos a la EPA que sea muy cauteloso y prudente al considerar los resultados de estudios satelitales de cambio de uso de la tierra. Son tan defectuosos que, francamente, no pueden diferenciar entre un pastizal y un estacionamiento. La investigación sobre el uso de la tierra en la que se basó la EPA para su Segundo Informe Trienal al Congreso fue muy defectuosa y errónea. Tanto, que simplemente no se puede utilizar para la toma de decisiones regulatorias. Instamos a la EPA a no cometer el mismo error al considerar futuras acciones regulatorias sobre el RFS».

Dijo el presidente y director ejecutivo de RFA, Geoff Cooper

Falencias en la investigación satelital

Uno de los estudios fue llevado a cabo por el Laboratorio de Análisis Espacial Aplicado de la Universidad del Sur de Illinois en Edwardsville (SIUE-LASA). Destaca las fallas en la investigación sobre el cambio de uso de la tierra basada en imágenes de satélite. Esta fue referenciada en un reporte de la EPA en la Segunda Trienal 2018.

SIUE-LASA reveló que la revisión de los conjuntos de datos y las metodologías utilizadas en la investigación anterior contenía una serie de errores considerables. Se incluyen áreas de agua, bosque y pastos mal clasificadas.

El potencial del etanol está en la captura de carbono de los residuos de maíz

El segundo estudio fue parcialmente financiado por el Departamento de Energía de EE. UU. (DOE) y el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA). Encontró que los residuos de maíz retenidos en los campos resultan en la captura de aproximadamente 0.41 toneladas métricas de carbono por hectárea por año en la tierra.

Este hallazgo sugiere que el potencial del etanol a base de maíz está significativamente para reducir GEI por debajo de las estimaciones actuales. Estas fueron realizadas por la EPA, la Junta de Recursos del Aire de California y otros. También implicaba que dejar más residuos en los campos puede tener un mayor beneficio de carbono que la eliminación y conversión en etanol.

Se debe tener en cuenta con precisión los beneficios del secuestro de carbono del suelo de la producción de maíz. Lo que reduciría el ‘puntaje de intensidad de carbono’ del ciclo de vida existente del etanol de maíz en un 20-25%. Significa que la mayor parte del etanol de maíz de molino seco producido daría como resultado un ahorro de GEI del 50-65% en comparación con la gasolina.

Esta investigación fue realizada por un equipo de científicos ambientales y del suelo del Laboratorio Nacional Argonne del DOE, el Servicio de Investigación Agrícola del USDA, la Universidad Estatal de Dakota del Sur y la Escuela de Minas y Tecnología de Dakota del Sur.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*