Nuevo método para obtener biocombustibles a partir de desechos vegetales



Nuevo método para obtener biocombustibles a partir de desechos vegetales en la Universidad de Wisconsin

Nuevo método para obtener biocombustibles a partir de desechos vegetales. Energías renovables, biocombustibles, biomasa

Nuevo método para obtener biocombustibles a partir de desechos vegetales en la Universidad de Wisconsin

Siguiendo caminos diferentes, dos equipos de investigación han acabado logrando convertir con éxito al azúcar, potencialmente derivado de desechos agrícolas y de vegetales no aptos para comer, en gasolina, diesel, combustible para aviones y una amplia gama de otros productos químicos valiosos.

El ingeniero químico Randy Cortright y sus colegas en Virent Energy Systems de Madison, Wisconsin, EE.UU., y el otro equipo de investigadores dirigidos por el ingeniero químico James Dumesic de la Universidad de Wisconsin, campus de Madison, han comprobado que hay un modo viable por el cual los azúcares y los carbohidratos pueden ser procesados como el petróleo para obtener de ellos todo un conjunto de productos útiles para la industria de los combustibles, la farmacéutica y la química.

La clave para este extraordinario avance es un proceso desarrollado tanto por Dumesic como por Cortright, llamado reformado en fase acuosa. Al hacer pasar una disolución acuosa de azúcar y carbohidratos derivados de vegetales sobre una serie de catalizadores (materiales que aceleran las reacciones químicas sin consumirse ellos mismos en el proceso), las moléculas orgánicas, ricas en carbono, se dividen en componentes que se recombinan para formar muchos de los compuestos que son extraídos del petróleo, un recurso no renovable.

Según Dumesic, un aspecto decisivo en este enfoque es que entre el azúcar o los materiales amiláceos de partida y los productos finales hidrocarbonados, los compuestos químicos pasan a través de un estado intermedio como una mezcla orgánica líquida integrada por compuestos funcionales.

Los compuestos intermedios retienen el 95 por ciento de la energía de la biomasa, pero sólo cerca del 40 por ciento de la masa, y pueden ser transformados en diferentes tipos de combustibles para el transporte, como gasolina, diesel y combustible para aviación. Y, algo que resulta muy importante, la formación de este aceite funcional intermedio no requiere una fuente externa de hidrógeno, dado que se emplea el que ya contienen los productos de partida.

Entre los biocombustibles alternativos de segunda generación en los que se trabaja, figura la gasolina «verde», que es obtenible mediante procesos como el reformado en fase acuosa. Estos procesos están generando un gran interés en la comunidad académica y en la industrial, porque permiten obtener un producto compatible con la infraestructura existente, más cercano a los combustibles actuales en su rendimiento energético neto que muchas otras alternativas, y, lo que es más importante, el producto puede ser producido a partir de vegetales que crecen en suelos marginales, como las malas hierbas, o a partir de desechos agrícolas.

Nuevo método para obtener biocombustibles a partir de desechos vegetales. Energías renovables, biocombustibles, biomasa

Fuente: Amazings (www.amazings.com)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*