Mozambique – Mozambique planifica su carrera por los biocombustibles



El Ministerio de Agricultura, MINAG, de Mozambique, a través del Programa Nacional de desarrollo Agrícola, PROAGRI, está determinado a adecuar estrategias para evitar que se genere un posible «schock» debido a la carrera por los biocombustibles.

Esta carrera lidera actualmente las ambiciones empresariales mozambiqueñas en el sector de la producción de combustibles de origen vegetal.

«Hace cuatro años, el movimiento internacional en torno a la producción de biocombustibles no era como el de hoy, por ello estamos trabajando para dar respuesta a esta cuestión», precisó Fernando Songane, director de PROAGRI.

Songane añadió que el MINAG está trabajando en un plan estratégico con miras a elaborar una organización que permita responder a esta demanda, «porque esa es la tónica actual del mercado en que nos encontramos y eso se enmarca en las funciones primordiales del MINAG en las que tenemos que ser capaces de dar respuesta a las nuevas exigencias. Estamos a trabajando en un plan estratégico que tienen en cuenta estos desarrollos», subrayó.

El director de PROAGRI dejó claro que el MINAG no es ajeno a la necesidad de crear una plataforma de «cohabitación» entre la producción alimentaria y la (producción) de biocombustible. A título ilustrativo, Songane se refirió a la experiencia del desarrollo de los productores del sector familiar en el cultivo de la caña de azúcar en Xinavane, provincia de Maputo, y de tabaco y algodón en Tete, donde la producción alimentaria se preserva.

«Tenemos que estar preparados para capitalizar la capacidad de los pequeños productores. Más del 90% de la producción alimentaria está a cargo de los pequeños productores. Basándonos en experiencias como la de Xinavane, tenemos que ver cómo pueden ser involucrados, porque ellos tienen que producir riqueza para nuestra independencia económica, no debemos permitir la usurpación de tierras de los campesinos en beneficio de los biocombustibles».

Adiante Songane garantizó que el MINAG está trabajando para que no haya invasión de tierras de los productores que, además de la parte agrícola, incluyen a la producción ganadera. Por ello, tampoco se va a permitir que se invadan las tierras de pasto.

Hay que recordar que la carrera de los biocombustibles, además del posible conflicto de tierras, está suscitando otra cuestión, en el sur del país, donde recientemente el gobierno aprobó un polémico proyecto de producción de etanol que incluía el cultivo de la caña de azúcar.

El recelo es que la capacidad de la presa de Massingir, donde está localizado dicho proyecto, sea usada para la irrigación de los vastos campos de plantío de aquel cultivo, lo que puede socavar las expectativas agrícolas del Bajo Limpopo (Chokwe, Chibuto, Xai-Xai), donde los agricultores locales, con las obras de beneficencia de la presa que consumieron cerca de 80 millones de dólares, esperan devolver a aquella parte de Mozamique el estatus que antaño ostentara – el de granero de la nación.

Fuente: afrol News (www.afrol.com)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*