Las ventajas de la caña de azúcar como agrocombustible



El portal web francés Agrisalon ha publicado que los numerosos triunfos de la caña de azúcar, que es un excelente agrocarburante de segunda generación gracias a su importante masa seca, son presentados por Cirad, un centro de búsqueda de agronomía tropical, en el Salón internacional de la Agricultura a partir del sábado en París.

El portal web francés Agrisalon ha publicado que los numerosos triunfos de la caña de azúcar, que es un excelente agrocarburante de segunda generación gracias a su importante masa seca, son presentados por Cirad, un centro de búsqueda de agronomía tropical, en el Salón internacional de la Agricultura a partir del sábado en París.

El etanol o el alcohol puro obtenido después de la fermentación y destilación de la caña de azúcar, tiene un coste energético muy bajo con relación al maíz, con el trigo o con la remolacha, explicó un investigador del Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agrónoma para el Desarrollo (Cirad).

Brasil ha sido el primer país que utiliza masivamente esta fuente de energía barata y que sirve hoy como carburante para el 80% de su parque automóvil.

Para la transformación del azúcar en etanol, el rendimiento es ya importante porque se llega a 10 ton/ha, pero la utilización más importante va a venir de la biomasa, añadió el Sr. Goebel. La caña de azúcar proporciona en efecto de 25 a 30 toneladas por hectárea de materia seca, y este rendimiento podría llegar hasta 40 toneladas por hectárea por selección de variedades.

Los biocombustibles de segunda generación, actualmente en fase de desarrollo, deberían ser comercializados sólo en unos años. Es complicado porque hay que pasar por un proceso de degradación de la biomasa, hay que romper las moléculas. En cambio, los recursos son enormes, según el investigador del Cirad.

Aparte de las cosechas cuyo rendimiento es menos bueno que el de la caña, los árboles pueden proporcionar una importante cantidad de celulosa biodegradable en recurso energético, pero este recurso se renueva mucho menos rápidamente.

Predicen que Europa importará producción brasileña de caña de azúcar a Brasil. Dicen que se deben asegurar que el cultivo de caña no perjudica a los bosques como el ejemplo de la soja que acentúa la sequía.

La caña presenta la ventaja, como el maíz y el sorgo, de utilizar mejor el dióxido de carbono y la luz del sol que las otras plantas. Sus hojas sirven de forraje a los animales y sus raíces protegen los suelos contra la erosión ocasionada por las fuertes lluvias. La materia seca puede ser quemada para alimentar a las centrales eléctricas, transformada en pasta para papel o en tableros de aglomerado para los muebles.

En cuanto a la sacarosa de la caña, puede ser transformada en plástico vegetal biodegradable. Porque es imposible emplear plaguicidas después de seis meses de cosecha, los seleccionadores se esfuerzan por crear cañas resistentes a las enfermedades.

Además al contrario de lo que existe con la soja, el maíz o el algodón, no existen cañas de azúcar genéticamente modificadas en pleno campo, solo en el laboratorio.

Fuente: Agroinformación (www.agroinformacion.com)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*