Argentina: la Mesopotamia, un polo de proyectos bioenergéticos



Presentación de la tecnología de bio oil por representantes de la empresa Dynamotive

La Mesopotamia, un polo de proyectos bioenergético. Biocombustibles, cultivos energéticos

Presentación de la tecnología de bio oil por representantes de la empresa Dynamotive

Las buenas perspectivas y los proyectos que están en marcha permitirían que en pocos años la región pueda autoabastecerse de combustibles y electricidad usando jartrofa, desperdicios forestales y arroceros. Los estudios demostraron que es viable la producción.

Las buenas perspectivas de la producción de biocombustibles permitirán que la región mesopotámica se transforme en un polo de desarrollo de este tipo de fuentes energéticas renovables. Las iniciativas privadas apuestan a que dentro de dos años o tres, las provincias ya estén en condiciones de poder sustituir el 5 por ciento del consumo de gasoil con diesel vegetal o generar electricidad utilizando los desperdicios que hoy deja la cadena forestoindustrial y la producción arrocera.

También hay estudios que determinaron que es viable la producción de electricidad regional usando la biomasa como combustible primario.

En Corrientes y en Misiones hay iniciativas privadas, algunas en una etapa de constitución para fabricar bio oil con los desperdicios que deja la industria forestal que sigue creciendo de forma agigantada.

Hace pocos días el secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron, señaló que “se realizaron estudios a fin de evaluar los recursos de biomasa y la potencial localización y estudio de factibilidad para la instalación de un proyecto de generación en las provincias de Misiones y en Corrientes, que conjuga objetivos ambientales, que hacen a la sustentabilidad de una actividad productiva y que a su vez permite abastecer con electricidad a un significativo número de personas que viven en el medio rural sin otras alternativas de abastecimiento”.

“Estudio de prefactibilidad para la utilización de residuos provenientes de la industria arrocera y de la forestoindustria que permite mejorar las condiciones de prestación de servicios, fundamentalmente generación de energía eléctrica en las provincias”. Estas declaraciones fueron brindadas por Cameron durante cierre del Seminario Taller Matriz de oferta y demanda de Bioenergía que se realizó durante el 19 y 20 de junio.

Durante ese taller los funcionarios de distintos organismos del estado determinaron que en Corrientes se producen 799.877,3 toneladas de desperdicios que podrían ser utilizados como biomasa para producir energía.

El mismo trabajo determinó que el consumo de leña, una de los principales fuentes energéticas renovables en la provincia, tanto para uso hogareño como industrial supera ampliamente los 235 mil toneladas.

Tomando la capacidad que tiene la provincia los números arrojan un saldo favorable muy importante que debería ser aprovechado en el corto plazo para producir biocombustibles.

Los últimos estudios realizados en el país determinaron que de toda la energía que se consume sólo un poco más del 8 por ciento provienen de fuentes renovables, mientras que el restante 91 por ciento proviene del gas natural, el petróleo y la nuclear.

Los técnicos hablan de un nuevo paradigma energético, que rompe con el monopolio característico de la explotación del petróleo para democratizar la producción de energía. Es desde este abordaje que, al sociabilizar la generación, el proyecto adquiere un nítido perfil social, ya que con pequeñas superficies una familia puede tener un ingreso interesante. Extraoficialmente se estima que de los actuales 400 pesos de renta anual que obtiene un productor por hectárea podría alcanzar los 1.400 pesos si logra integrarse a la producción de oleaginosas.

Por su parte, los misioneros iniciaron un plan a 10 años para sustituir parte de los 300 millones de litros de gasoil que consume por año con diesel de origen vegetal. En agosto distribuirán de 1,2 millón de plantines de jartrofa para que en una década los 700 millones de pesos que pagan en combustible se inyecten en la economía local.

Con la capacidad instalada hasta ahora, la vecina provincia está en condiciones de producir más de 17 millones de litros de biodiesel, una cifra que si bien está lejos de abastecer el mercado, en un futuro cercano podría ser una realidad.

Hoy hay dos propuestas que están en marcha para aprovechar los recursos que están disponibles y hasta se consideran desperdicios: destilar en la región biocombustibles que serían destinados al mercado local y producir electricidad que sería aprovechada en las localidades que hoy no tienen acceso a las redes.

La Mesopotamia, un polo de proyectos bioenergético. Biocombustibles, cultivos energéticos

Temas relacionados: biocombustibles, cultivos energéticos, autoabastecimiento de combustibles, electricidad, jartrofa, jatropha curcas, desperdicios forestales, desperdicios arroceros, producción viable, producción de biocombustibles, región mesopotámica, polo de desarrollo, fuentes energéticas renovables, iniciativas privadas, consumo de gasoil, diesel vegetal, generar electricidad, cadena forestoindustrial, producción arrocera, biomasa, combustible primario, bio oil, industria forestal, recursos de biomasa, proyecto de generación, objetivos ambientales, sustentabilidad, actividad productiva, medio rural, alternativas de abastecimiento, demanda de bioenergía, nuevo paradigma energético, producción de oleaginosas, diesel de origen vegetal, plantines de jartrofa, capacidad instalada, biodiesel, energías alternativas

Fuente: Diario La República (www.diariolarepublica.com.ar)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*