En busca del combustible perfecto



En busca del combustible perfecto. Biocombustibles, energías alternativas

Los biocarburantes se las prometían como la panacea a todos los problemas medioambientales y la solución perfecta para superar con éxito el alza en los precios del petróleo y su posible carestía. Sin embargo, el uso masivo de cereales para su producción ha disparado los precios de estos alimentos y sus derivados hasta amenazar, según la FAO, con graves hambrunas a muchos países en desarrollo. La pregunta está en el aire: ¿Merece la pena romper el equilibrio en los precios mundiales de estos alimentos para mejorar el medioambiente?

Investigaciones en verde

Mientras muchos países apuestan por el desarrollo de los biocombustibles, la realidad es que este producto es sólo un parche a las necesidades medioambientales del planeta. Todavía se necesita encontrar un combustible realmente verde. Un combustible 100% no contaminante.

Uno de los primeros países en dar este paso al frente ha sido Singapur, que se ha lanzado a la investigación y desarrollo de los llamados biocarburantes de segunda generación, es decir los conseguidos gracias a los residuos agrícolas y forestales. Una iniciativa a la que se ha sumado también Brasil.

Estos nuevos sustitutivos de los tradicionales combustibles todavía no se han comercializado, pero el país asiático tiene como objetivo convertirse en el principal centro mundial en la fabricación y comercialización de energías auténticamente limpias.

Biocarburantes de segunda generación

La actual generación de biodiesel, antaño anunciados como garantía a todos los problemas energéticos del planeta, se elaboran mediante el uso de productos como la caña de azúcar, el maíz, la palma de aceite y el trigo. Elementos que constituyen la base alimenticia para millones de personas en el mundo.

Para evitar esta competencia entre alimentación y medioambiente, se han creado los nuevos biocarburantes llamados de segunda generación. Éstos se elaboran a través de productos como la celulosa, la jatrofa y los residuos forestales. No utilizan por tanto ingredientes comestibles en su producción y consiguen reducir las emisiones de CO2 por encima del 90 por ciento.

Informe de la ONU

La ONU ha alertado en su último informe que la crisis de los alimentos que esta afectando a medio planeta se debe al uso de los biodiesel.

Llenar el depósito de un coche con biocombustible requiere la misma cantidad de maíz que podría consumir una persona durante un año. A ello hay que añadir la necesidad de destinar parte de las actuales cosechas a la producción de esta nueva forma de energía, o bien crear cultivos específicos que podrían gestarse a cambio de deforestar grandes superficies que, a su vez, consumirían importantes cantidades de agua.

Los primeros conflictos sociales por la subida de los alimentos básicos ya se están sucediendo en muchos países del mundo, pero sobretodo la ONU pide a los grandes productores de este combustible que se planteen si se puede seguir conduciendo vehículos con el alimento de millones de personas.

Futuro incierto

Mientras muchas voces alertan sobre el futuro energético del planeta, tan sólo unas cuantas compañías en el mundo intentan conseguir con éxito la producción de alternativas más ecológicas. Muchos creen que la elaboración de los biocarburantes de segunda generación es la opción más viable.

De momento hay que esperar, pero algunas empresas americanas, alemanas y australianas están invirtiendo en nuevas investigaciones y tecnologías que hagan de este proyecto algo viable, para que, por fin, la humanidad consiga un combustible ecológico al cien por cien.

En busca del combustible perfecto. Biocombustibles, energías alternativas

Temas relacionados: biocombustibles, medio ambiente, energías alternativas, biocarburantes, problemas medioambientales, petróleo, cereales, hambrunas, países en desarrollo, medioambiente, investigaciones, combustible verde, no contaminante, investigación y desarrollo, biocarburantes de segunda generación, residuos agrícolas, fabricación, comercialización, energías limpias, biodiesel, problemas energéticos, caña de azúcar, maíz, palma, trigo, base alimenticia, celulosa, jatrofa, residuos forestales, emisiones de CO2, crisis de los alimentos, futuro energético, ecológicas, tecnologías, proyecto viable, combustible ecológico, cultivos energéticos, combustibles del futuro

Fuente: EcoDiario.es (www.ecodiario.es)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*