Empresas estadounidenses podrían emplear las emisiones de CO2 para producir un combustible alternativo



Carbon Sciences emplea emisiones de CO2 para producir un combustible alternativo

Empresas estadounidenses podrían emplear las emisiones de CO2 para producir un combustible alternativo. Contaminación ambiental, medio ambiente, investigación e innovación

Carbon Sciences emplea emisiones de CO2 para producir un combustible alternativo

Varias empresas estadounidenses tienen en proyecto tecnologías para transformar las emisiones de CO2 en combustible, que si resultan eficaces podrían reducir en gran medida la dependencia estadounidense de combustibles fósiles y biocombustibles como el bioetanol, según los investigadores que lideran estas iniciativas, informa el diario «Usa Today».

Aunque sus investigaciones se encuentran todavía en fase preliminar, los científicos aseguran que ya han probado dichos métodos en laboratorio, y prevén presentar en breve prototipos de los sistemas que podrían estar listos para su uso comercial en un plazo de unos dos años.

Estudios realizados con anterioridad ya han demostrado que el dióxido de carbono pueden transformarse en combustible líquido, separando el átomo de carbono presente en el mismo y combinándolo después con un átomo de hidrógeno, pero este proceso precisa elevadas temperaturas y presiones, lo que supone un elevado gasto energético.

Sin embargo, Carbon Sciences, una de las empresas que desarrollan dichos estudios, ha diseñado ya un método para obtención de combustible a partir de CO2 a bajas temperaturas y presiones, basado en el uso de enzimas y bacterias reutilizables como catalizadores para la extracción del monóxido de carbono del CO2 y el hidrógeno del agua.

La mezcla del carbono y el hidrógeno así obtenido puede refinarse para la producir gasolina y keroseno a precios competitivos, por ello la empresa se propone vender este sistema a refinerías de petróleo, que emiten grandes cantidades de CO2, y cuentan con infraestructura para la producción de combustible, así como a fabricantes de hormigón y centrales electrotérmicas de carbón.

Otras compañías han desarrollado métodos para transformar el CO2 en combustible basados en el uso de la energía solar y la eólica.

Este es el caso de Sandia lab, que prevé presentar un prototipo de su tecnología solar a finales de este mes, y la empresa sueca Morphic Technologies, que utiliza turbinas eólicas impregnadas con una enzima que capta el dióxido de carbono.

Empresas estadounidenses podrían emplear las emisiones de CO2 para producir un combustible alternativo. Contaminación ambiental, medio ambiente, investigación e innovación

Fuente: El Economista (eleconomista.es)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*