Bolivia – La producción de biocombustibles será clave en el futuro de Bolivia



El foro: «Energía, biocombustibles e industrialización de los hidrocarburos, análisis y perspectivas», realizado en La Paz y transmitido a través de una videoconferencia en el salón auditorio del Inegas, dejó como desafío despojarse de los prejuicios y asumir una conducción política que raye la cancha con reglas claras a fin de poder incursionar en la producción tanto de etanol como de biodiesel, como las dos grandes posibilidades de generación de fuentes de empleos.

Una de las exposiciones más contundentes en este tema, se produjo cuando el experto boliviano Miguel Dabdoub, que se destaca por más de dos décadas en el Brasil, desmitificó el problema señalando que Bolivia tiene todas las condiciones para producir biocombustibles, generar empleos y garantizar la seguridad alimentaria, además de incrementar la oferta exportable.

Los datos precisos de Dabdoub, coinciden con la propuesta lanzada por la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco) y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), de producir y exportar biocombustibles, garantizando el respeto al medioambiente; la biodiversidad; la seguridad y estabilidad alimentaria; y, la generación de divisas y empleo, en base a un modelo propio de desarrollo.

Expertos como Carlos Delius y Miguel Barba, coinciden en que la producción de biocombustibles en Bolivia sería de carácter «incluyente», ya que participarían directamente al menos 7 de los 9 Departamentos del país, beneficiando al final del día a todos en su conjunto. Por tanto, los biocombustibles pasan a ser una oportunidad histórica para toda Bolivia pues permitiría que, a la virtud de los combustibles fósiles no renovables -de ser la «caja» del país- se complementaría una virtud adicional de los biocombustibles: la generación de más empleos y alimentos, de manera sostenible y renovable en el tiempo.

El etanol ofrece posibilidades para el Norte de La Paz (San Buenaventura no tendría éxito como ingenio azucarero, ya que el mercado interno está saturado, con 5 ingenios); el Beni (Provincias Ballivián y Mamoré); Cochabamba (el Chapare en las partes menos húmedas); Tarija (Bermejo); Santa Cruz (Norte integrado, poblado por enormes cantidades de colonos y ciudadanos de Occidente).

En el caso del biodiesel -inicialmente a partir de la soya, y más adelante con piñón, macororó y otras materias energéticas- no comprometería a la seguridad alimentaria en el país; por el contrario, no solo aportaría a ella, sino que también por el lado de la «estabilidad alimentaria».

Santa Cruz partirá en punta

La prefectura de Santa Cruz invertirá 14 millones de bolivianos en tres plantas piloto para experimentar y producir biocombustibles, como el biodiesel.

Según José Padilla, asesor de Minería, Hidrocarburos y Energía de la Prefectura, las pruebas en las plantas están programadas para el próximo año, esperándose resultados a finales del mismo. Adelantó que el trabajo se lo hará con especies de plantas que se producen en el oriente, como la soya, la palmera negra, el piñón y el macororó.

Las pruebas y trabajos pilotos estarán a cargo del Centro de Investigación Agropecuario Tropical (CIAT) y contará con el financiamiento la prefectura cruceña, explicó Padilla. Indicó que las plantaciones se las realizará en las 15 provincias de Santa Cruz para determinar la calidad del suelo y medir el rendimiento.

DATOS IMPORTANTES

Biodiesel – Es un combustible sustituto del diesel de petróleo que sirve para los motores grandes, así como el etanol sirve para los motores pequeños. Puede ser producido de grasa animal y aceite vegetal a través de una reacción química con el alcohol de caña.

Inversiones – Los expertos consideran que, con seguridad jurídica se pueden realizar inversiones de todo porte: desde unidades para uso comunitario de 30 mil dólares, hasta fabricas de más de 20 millones de dólares.

Complejo – La Cainco y el IBCE dicen que no estaría lejos de la realidad pensar en un complejo industrial para el etanol y el biodiesel que de forma acumulada generarían más de 4.000 millones de dólares de exportaciones netas en un plazo de 10 años; el mercado que espera sería la Unión Europea.

Entrevista

«Generará miles de empleos»

Miguel Dabdoub, especialista en biodiesel que se desempeña en Sao Paulo, Brasil

¿En qué se desenvuelve un boliviano como usted en Sao Paulo, Brasil?

Estoy vinculado a la Universidad de Sao Paulo y coordino un proyecto que se llama «Biodiesel Brasil». He trabajado en la implantación del biodiesel en la matriz energética brasileña y actualmente estamos haciendo un trabajo conjunto con 30 empresas y cinco universidades.

Esas 30 empresas son del sector automovilístico. También se han hecho pruebas en camiones, tractores y autos llegando a consolidar estas pruebas con el biodiesel. Por parte del gobierno brasileño hemos introducido una ley que ha entrado en vigencia en el mes de enero próximo, donde el uso del biodiesel será obligatorio en mezclas con el diesel extraído del petróleo.

¿Qué otros tipos de trabajo ha desarrollado?

En función de todo el trabajo técnico y político que hemos desarrollado, además hemos colaborado en la elaboración de leyes para otros países. Un ejemplo de ello es la ley que se aprobó en el 2005 aquí en Bolivia. Esa ley decía que desde septiembre del 2007 pasaba a ser obligatorio el uso de 2,5 por ciento de biodiesel en todo el diesel nacional.

Pero lamentablemente en Bolivia esa ley no se reglamentó y no es una realidad la producción, cosa que en otros países como Argentina y Uruguay el biodiesel ya es una realidad.

A través de su experiencia, ¿Cuáles son los resultados que se están dando en la región con el tema del biodiesel?

Los resultados son altamente positivos porque Brasil es el líder en la producción de combustibles renovables, primero con el etanol y ahora con el biodiesel. Allí se está produciendo 800 millones de litros de biodiesel y en el 2010 estaremos produciendo 2.000 millones de litros, eso por si solo ya es un gran suceso.

Argentina en el 2009 va a incorporar 5 por ciento de biodiesel, entonces allí ya se está produciendo.

Y Bolivia…

Bolivia tiene un gran potencial para producir biodiesel a partir de diversas materias primas.

Se han hecho estudios con plantas bolivianas, en este caso preciso con la quinua que se produce en el altiplano, que permitiría que el país desarrolle un nuevo mercado en el mundo. se podría exportar las proteínas, es decir la harina de quinua y quedarse con el aceite que serviría para producir biodiesel.

El otro ejemplo que tenemos es la soya, pero el mayor potencial que tenemos en Bolivia viene a través de las palmeras. Regiones como el Beni o Pando tienen palmeras que dan un alto contenido de aceite incluso mucho más que la soya.

En Bolivia hasta hace poco los tildaban de locos a los que hablaban de los biocombustibles. Ahora incluso el Gobierno habla del peligro en la seguridad alimentaria. ¿Usted qué dice?

Los que piensan así están totalmente errados.

Yo siento un gran placer cuando se habla de esto porque hace 15 años atrás cuando comencé a hablar en Brasil de las palmeras, de las plantaciones de la palma africana y hasta los totaíces, también me tildaron de loco. Ese es mi gran orgullo porque ahora conseguimos aprobar una ley y nuestro mayor estandarte lo lleva el gobierno del Brasil por todo el mundo y está probado que no había sido ninguna locura.

En Bolivia hay el potencial para sustituir el diesel importado reemplazándolo con una producción agrícola y sobre todo, generando empleos en el campo y la ciudad. Como va a ser una locura hablar de los biocombustibles si Bolivia importa más del 40 por ciento del diesel que consume.

Y la seguridad alimentaria…

Lo mismo. Están dadas las condiciones para producir y más bien aumentar la producción alimentaria. Mi teoría es completamente contraria a una posible provocación de escasez de alimentos. Más bien vamos a hacer crecer la oferta y producción de alimentos. Yo no soy de los que incentiva únicamente el biodiesel a partir de la soya o de la quinua. Cada tonelada de soya se saca máximo 200 litros de aceite y sobran 800 kilos de alimentos, de proteínas.

¿Qué hay de la generación de empleos?

Le voy a dar un ejemplo. Una refinería puede generar entre 300 y 400 empleos, mientras que un Ingenio Alcoholero puede generar entre 10 y 15 mil empleos. En la producción del biodiesel la generación de empleos todavía puede ser mayor, dependiendo de los cultivos que se incentiven. En síntesis, se desarrolla la agricultura, se genera más empleos y se avanza en tecnología.

Fuente: Agroinformación (www.agroinformacion.com)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*