Argentina, uno de los principales productores de biodiésel



El miércoles quedó inaugurada formalmente Renova S.A., la nueva planta de refinado y biodiesel ubicada en la ciudad de San Lorenzo, conformada por el grupo inversor Vicentín y OMHSA (100 por ciento del grupo Glencore).

La inauguración contó con la presencia del gobernador de Santa Fe, Jorge Obeid; el gobernador electo de Santa Fe, Hermes Binner; el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz; la intendenta de San Lorenzo, Mónica de la Quintana; el ministro de la producción, Roberto Ceretto y la senadora nacional Roxana Latorre, entre otros.

El director de Vicentín, Roberto Gazze, y el presidente de Renova, Sergio Gancberg dieron la bienvenida a los invitados, mientras que el cierre del acto estuvo a cargo del gobernador de Santa Fe, Jorge Obeid.

Vicentín, por su parte, es una empresa santafesina de origen familiar con 78 años de trayectoria nacional. Actualmente, es uno de las principales animadoras del competitivo complejo oleaginoso argentino, con plantas aceiteras y Terminal portuaria en San Lorenzo, Santa Fe, en las que se procesa y exporta más del 10 por ciento de los aceites y subproductos oleaginosos nacionales.

Glencore fue fundada en 1974 y sus oficinas centrales se encuentran en Baar, Suiza. Es una de las empresas abastecedoras de materias primas a consumidores industriales más grandes del mundo. En sus comienzos se dedicó a la comercialización de metales, minerales y petróleo crudo, y posteriormente amplió su comercialización a oleaginosos y carbón.

De este modo, Renova SA surge de la asociación de dos importantes industriales aceiteros, que en conjunto producen 1,5 millones de toneladas anuales de aceites.

Oleaginosa Moreno Hnos. S.A. (100 por ciento del Grupo Glencore) y Vicentin S.A.I.C. se unieron con el objetivo inicial de construir y poner en marcha una nueva planta de producción de aceite refinado y biodiesel.

Renova SA se posiciona decididamente dentro de un sector que agrega valor a la cadena de oleaginosos y permite proyectar a la Argentina como uno de los principales países productores de biodiesel. El emprendimiento focaliza su atención en el largo plazo, porque los biocombustibles implican un cambio trascendente en la impostergable reducción de la contaminación ambiental y en la imperiosa necesidad de incorporar fuentes de energía renovable.

La Planta
Su localización sobre la rivera del Paraná es inmejorable, ya que linda con importantes plantas aceiteras que le proporcionan la materia prima y puertos de embarque que facilitan la salida de su producción. Basta decir que en un radio de 50 km a la redonda se produce más del 70 % de los aceites vegetales argentinos.

La tecnología elegida es de última generación, seleccionándose entre los proveedores especializados, los de mayor prestigio según el mercado al que se destinará el producto.

Para refinar el aceite crudo, la planta, cuenta con una moderna tecnología provista por la firma Desmet Ballestra de origen Belga con amplia trayectoria en el negocio de aceites comestibles; mientras que para el proceso de trans-esterificación suma los avances de la empresa alemana Lurgi, reconocido proveedor de la industria petrolera, pionero en el diseño y desarrollo de plantas de biodiesel en el mundo.

Cumpliendo los más estrictos estándares de calidad, Renova producirá 330K MT por año de aceite refinado. En este aspecto cabe agregar que la planta de refinación de aceite en la cual ha invertido Renova para el proceso de refinación permite producir 1.200 tn/día de aceite refinado para ser posteriormente utilizado en la fabricación de biodiesel o 1.000 tn/día de aceite refinado comestible.

La capacidad de producción de la planta de biodiesel es de 230K MT por año. Esta producción será utilizada principalmente para abastecer la creciente demanda internacional.

Las ventas potenciales abarcan a Europa, donde Glencore es comercializador líder, Estados Unidos y otros países desarrollados, como así también los mercados regionales de Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile. A su vez, se agregan posibles aplicaciones específicas, no polutivas, en minas de cobre y carbón de América del Sur y Estados Unidos.

La puesta en marcha de Renova contribuye al posicionamiento inicial de la República Argentina como productora y proveedora de una de las alternativas de energía renovable de indudable proyección futura. Si medimos lo sucedido con la industria aceitera en los últimos 30 años, es fácil concluir que Argentina está llamada a ser uno de los grandes proveedores de este tipo de combustible.

Fuente: Info341.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*