America Latina, un nuevo líder en energías renovables



América Latina. Líder en energías renovables
América Latina. Líder en energías renovables

El progreso de América Latina en la lucha contra el cambio climático es sobresaliente y muestra que sus planes ambiciosos están posicionando a esta región como un nuevo líder en energías renovables.

En respuesta a las amenazas del cambio climático, América Latina está tomando medidas climáticas audaces para invertir en proyectos de energía renovable y adoptar nuevas políticas energéticas para mitigar los impactos del cambio climático. Como una de las regiones más vulnerables a los efectos del cambio climático, muchos países latinoamericanos mostraron su deseo de un mundo más verde en la reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23) desarrollando planes estratégicos para aumentar el despliegue de energía renovable y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

En primer lugar, la inversión en energía renovable está en aumento como resultado de la frecuencia de los desastres naturales en la región.

En 2017, los países de América Latina experimentaron inundaciones catastróficas, sequías y tormentas. Huracanes como Irma y María causaron un gran impacto en las islas del Caribe como Cuba y la República Dominicana. El huracán Irma devastó a Cuba, 158,554 fueron desplazados de sus hogares, 980 instalaciones de salud se vieron afectadas y 95,000 hectáreas de tierras agrícolas sufrieron daños. El huracán María golpeó a la República Dominicana y dejó caer 20 pulgadas de lluvia que inundaron cientos de casas.

El número de muertes en países como Perú y Colombia, causadas por desastres naturales vinculados al cambio climático fue incluso mayor que en años anteriores. Más de 100 personas han muerto En Perú como resultado de la magnitud de las inundaciones de este año. En octubre de 2017, Colombia se enfrentó a la inundación más letal en América del Sur, donde al menos 254 personas murieron en la ciudad de Mocoa.

En segundo lugar, muchos países latinoamericanos como Uruguay están incrementando el despliegue de energía solar y eólica para apoyar la reducción de las emisiones globales de dióxido de carbono.

Los científicos predicen que las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de los combustibles fósiles aumentarán en un 2 por ciento a fines de este año. El aumento en el uso de carbón en China este año ha contribuido a este problema. Según National Geographic, hay tendencias positivas que muestran que México y otros países de América Latina están disminuyendo sus emisiones. Costa Rica fue el primer país de América Latina en funcionar completamente con energía renovable durante más de 250 días, liderando a los países más verdes de la región.

En tercer lugar, América Latina demostró liderazgo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23) en Bonn, Alemania.

Países como Brasil, México y Chile están invirtiendo fuertemente en energía solar y eólica. Brasil invirtió 7.1 mil millones en energías renovables en 2015 demostrando su alto potencial para transitar hacia una economía baja en carbono. Mientras que Chile lidera con orgullo la energía solar con la implementación de la mayor planta fotovoltaica (El Romero) en la región. Tiene la capacidad de producir energía para 240,000 hogares chilenos. Chile también está promoviendo la energía renovable a nivel comercial. Google Chile obtiene el 100 por ciento de su energía de esta planta de energía solar.

Argentina y México mostraron su interés en ser parte de un cambio significativo mediante el establecimiento de objetivos de energía renovable, la adopción de políticas de apoyo y la provisión de incentivos fiscales. México se destacó por ser el primer país en desarrollo en presentar un compromiso climático para el Acuerdo Climático de París en 2015. También el primero en abordar la adaptación al cambio climático en su compromiso.

Mauricio Macri, presidente de Argentina, expresó su apoyo a las energías renovables y emitió un decreto a principios de este año para que Argentina genere el 8% de su electricidad a partir de fuentes renovables durante todo el año en curso.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), las principales ciudades latinoamericanas como Río de Janeiro, Buenos Aires, Quito, Caracas, Ciudad de México y Santiago de Chile participaron en alianzas globales. Allí se comprometieron a trabajar más duro e implementar proyectos para abordar los impactos del cambio climático antes de 2020. Colombia y Ecuador fueron galardonados en la COP23 por sus iniciativas prósperas. Colombia ganó el premio Momentum for Change por su trabajo con jóvenes científicos del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT). Ecuador recibió el premio Impulse for Change por la iniciativa, Agricultura Sostenible con Inclusión y Participación de Género.

Las acciones de América Latina le muestran al resto del mundo que es un líder regional para aumentar el uso de energía renovable. América Latina parece ser el hogar de algunos de los proyectos de energía renovable más prometedores. Brasil, Colombia y México ya están aprovechando los fondos verdes. Como vemos que el mundo se ve afectado con mayor frecuencia por los desastres naturales causados por el cambio climático, veremos más acciones a favor de las energías renovables en América Latina.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*