CO2 ahora puede extraerse del aire y venderse



Climeworks, una empresa suiza, ha abierto una instalación que puede extraer CO2 de la atmósfera y revenderlo.
Climeworks, una empresa suiza, ha abierto una instalación que puede extraer CO2 de la atmósfera y revenderlo.

El gas CO2, principal responsable del calentamiento global ahora puede ser extraído del aire y revendido…

La primera instalación comercial del mundo que puede extraer dióxido de carbono de la atmósfera y revenderlo con fines comerciales se inauguró el 31 de mayo en Suiza. Esta tecnología podría ayudar a reducir el 1 por ciento de las emisiones mundiales de combustibles fósiles en 2025, según la compañía que desarrolló el nuevo sistema.

Climeworks, una compañía spin-off de la Universidad Suiza ETH Zurich de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, construyó la planta cerca de la aldea de Hinwil, en un sitio entre una planta de incineración de residuos y un gran invernadero.

La empresa agrícola Gebrüder Meier Primanatura, que gestiona el invernadero, utilizará el dióxido de carbono atmosférico (CO2) para mejorar el crecimiento de la lechuga, dijo la compañía. La planta de incineración de residuos proporcionará el calor y la electricidad renovable necesaria para el funcionamiento de la instalación, añadió la empresa.

“La planta capturará 900 toneladas de CO2 al año”, dijo Valentin Gutknecht, gerente de desarrollo de negocios de Climeworks. “La planta se compone de varios colectores de CO2, que son grandes cajas con filtros en el interior. Se sopla aire a través de estas cajas durante varias horas, y después de que el filtro está saturado, se calienta la caja hasta 100 grados centígrados para extraer el CO2 puro y regenerar los filtros.”

Las emisiones de dióxido de carbono son el principal motor del cambio climático y los niveles actuales de CO2 atmosférico no tienen precedentes en la historia de la humanidad. Según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, una organización creada por las Naciones Unidas para evaluar e informar sobre todo lo referente a la ciencia del cambio climático, 10 gigatons de CO2 necesitan ser retirados de la atmósfera cada año para detener el calentamiento global.

Los fundadores de Climeworks, Christoph Gebald y Jan Wurzbacher, desarrollaron por primera vez la denominada tecnología de captura directa de aire (DAC) durante sus estudios en ETH Zurich a finales de los años 2000. En ese momento, los investigadores fueron capaces de extraer sólo pequeñas cantidades de CO2, y nadie pensó que el sistema sería comercialmente viable.

“La captura de CO2 desde el aire ha sido un tema muy controvertido en la investigación durante mucho tiempo”, dijo Gutknecht. “Hubo una creencia de que el costo no puede caer por debajo de u$ 600 por tonelada de CO2, incluso en la escala masiva, pero hemos logrado romper esta barrera”.

Gebrüder Meier Primanatura estima que el CO2 de la planta de Hinwil aumentará el crecimiento de su lechuga en un 20 a 30 por ciento. Climeworks se asoció previamente con Audi para investigar si la tecnología podría utilizarse para fabricar combustibles sintéticos a partir de CO2 capturado por aire.

“La idea es usar el exceso de energía renovable de las plantas solares y eólicas para producir hidrógeno y luego sintetizarla con CO2 para crear combustibles renovables de hidrocarburos como la gasolina y el combustible para aviones”, dijo Gutknecht. “Estos combustibles, una vez que se queman en un motor de combustión, liberarán la misma cantidad de CO2 que se ha capturado de la atmósfera cuando el combustible se ha producido”.

El uso de tales combustibles sintéticos a partir de hidrógeno y CO2 atmosférico podría ayudar un día a neutralizar la huella de carbono del transporte de carga de largo alcance y la aviación, para los cuales la propulsión eléctrica no satisface actualmente las necesidades de rendimiento. Airbus estaba desarrollando un e-Fan eléctrico de dos plazas, que en 2014 cruzó el Canal de la Mancha, pero el proyecto fue cancelado en abril de 2017. Los expertos dicen que llevará décadas para que la propulsión eléctrica sea apta para los aviones de pasajeros comerciales. Algunos fabricantes de automóviles, como Volvo, están experimentando con propulsión híbrida para camiones pesados, pero los ingenieros de automóviles dicen que el motor de combustión diesel será la tecnología de propulsión número uno para este tipo de vehículos en el futuro previsible.

Climeworks prevé que podría lanzar 250.000 plantas similares a la de Hinwil para 2025, lo que según la compañía permitiría a la tecnología eliminar el 1 por ciento de las emisiones mundiales de combustibles fósiles. Además del CO2 capturado, nuevos enfoques innovadores para almacenar, o capturar, dióxido de carbono podrían eliminar los gases de efecto invernadero de la atmósfera permanentemente, dijo Gutknecht. De hecho, la compañía pronto anunciará un producto que permite la captura de carbono, sin embargo, no ha proporcionado ningún detalle en esta etapa.

Además de la agricultura y la fabricación de combustibles sintéticos, Climeworks está dirigida a los fabricantes de bebidas gaseosas, que podrían utilizar el gas atmosférico en las bebidas en lugar del CO2 convencional y comercial, que es un subproducto de la producción de amoníaco.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*