Bacterias cyborg claves en la generación de combustibles solares



Moorella thermoacetica modificadas. Bacterias cyborg
Moorella thermoacetica modificadas. Bacterias cyborg

Las bacterias cyborg cubiertas con paneles solares pueden batir a las plantas en la fotosíntesis. Esto podría significar un gran paso hacia mejores combustibles solares…

Bacterias cyborg cubiertas de paneles solares minúsculos pueden batir a las plantas en la fotosíntesis. Esto significa que podrían ser claves en la creación de los combustibles solares renovables.

La fotosíntesis, o la forma en que las plantas convierten el dióxido de carbono en oxígeno, es crucial para la vida en la Tierra. Pero no es un proceso muy eficiente. Los científicos de un laboratorio de UC Berkeley enseñaron a las bacterias cómo cubrir sus propios cuerpos con nanocristales, que funcionan como diminutos paneles solares que capturan más energía que las plantas. Las bacterias terminaron teniendo un 80 por ciento de eficiencia. Muy superior en comparación con alrededor del 2 por ciento para las plantas. Esta forma de fotosíntesis artificial es un gran paso hacia el desarrollo de combustibles más eficientes que generan energía renovable utilizando la luz solar. (Los resultados fueron presentados en el 54º Encuentro Nacional y Exposición de la American Chemical Society).

Los científicos usaron una bacteria de origen natural llamada Moorella thermoacetica. Normalmente, esta bacteria utiliza dióxido de carbono para producir ácido acético, que eventualmente puede convertirse en combustibles y plásticos. Para hacerlos más eficientes, los investigadores primero alimentaron a las bacterias con un químico llamado cadmio y un compuesto llamado cistina. La bacteria lo sintetizó en nanopartículas que cubren sus cuerpos. Las nanopartículas actuaron como paneles solares. Entonces, el nuevo organismo híbrido produjo ácido acético no sólo a partir de dióxido de carbono, sino también de agua y luz. Esto hizo que el proceso fuera mucho más eficiente – aún más que la fotosíntesis natural – y generó cero desperdicio.

Este hallazgo todavía no está listo para ser comercializado, pero tiene mucho potencial. Quizás un día nuestras bacterias cyborg liderarán la salida de la dependencia del combustible fósil.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*