"Renunciar a la energía nuclear es ir en contra del resto del mundo"



Energía nuclear como energía alternativaCon el petróleo por las nubes, la energía nuclear es ahora más que nunca una alternativa. Luis Echávarri, español que dirige desde París la Agencia Nuclear de la OCDE, defiende la competitividad de esta energía en términos ambientales y de coste.

-La Comisión Europea ha invitado recientemente a considerar la energía nuclear para el futuro y anunció que fomentará la inversión privada en esta industria. ¿Qué opinión le merece?
-Esta posición corresponde a la situación objetiva del sector energético. Hay una preocupación creciente en Europa por la dependencia energética -que aumentará en el futuro a pesar de que ya es muy alta- y además hay una preocupación por el cambio climático y las emisiones de CO2. La energía nuclear está muy bien posicionada en estos dos casos.

-En términos de costes, ¿cuánto vale un megawatio (MW) hecho con nucleares frente a otro tipo de componentes como el gas natural o el carbón?
-Frente al carbón tiene la gran ventaja de no emitir CO2, no es tanto una ventaja de coste. Con el gas natural sí es una cuestión de coste, ya que aproximadamente el coste del MW nuclear es un 60% del de una central de gas. Un MW/hora en una central nueva costará entre 45 y 46 euros, mientras que con gas natural vale entre 70 y 80. El precio del gas depende del petróleo, y una vez que el barril de petróleo está a 40-45 euros la energía nuclear es competitiva con el gas natural. Imagínese ahora que está a 110 dólares o más.

-¿Necesita la empresa privada implicarse y apostar más por la energía nuclear?
-El modelo es diferente en cada país. Yo creo que el esquema español es bueno, pero el Estado debe proteger las inversiones en energía nuclear, porque aseguran el suministro eléctrico. Un mercado liberalizado es compatible con una política energética que tenga unos objetivos claros.

-En el mundo hay más de cien centrales con más de 30 años de antigüedad. ¿Es un parque envejecido, hace falta renovarlo?
-Es cierto que el parque tiene ya unos cuantos años. Pero en EE.UU. ya se ha demostrado que hay centrales nucleares que han prolongado su vida más de 40 años, porque cambiando algunos equipos dan la talla a nivel técnico y de seguridad. Esto es una opción muy atractiva desde el punto de vista económico.

-¿Qué inversión se necesita para crear una central nuclear y qué electricidad puede producir?
-En este momento, las centrales que se están iniciando tienen entre 1.200 y 1.600 MW eléctricos. El coste de referencia de una central de 1.600 MW es de 3.000 millones de euros. Son centrales que funcionan el 90% de las horas que tiene un año, por lo que su capacidad de producción es inmensa. Aunque el esfuerzo inicial financiero es muy fuerte, esos reactores funcionarán 60 años y el coste final del kw/hora que producen teniendo en cuenta todos los costes hace que sea muy económico en relación al gas.

-La central nuclear de Garoña, en Burgos, puede cerrarse pronto si no se apuesta por prolongar su vida. ¿Vamos hacia atrás?
-Lo primero tendrá que ser una valoración de seguridad. Pero lo que sí es cierto es que centrales como Garoña pueden operar ya 60 años en EE.UU.

-¿Qué opina de que, como ha dicho Felipe González, España se declare antinuclear y luego pretenda comprar electricidad con este origen desde Francia?
-No tengo tan claro que los gobernantes españoles sean antinucleares, sino que tienen dudas. Las centrales nucleares son un activo industrial importantísimo en el país, y no tiene mucho sentido importar energía nuclear de otros países como Francia de forma continua, y más aún teniendo en cuenta lo deficitaria que es la balanza comercial. España no tiene por qué no hacer centrales nucleares, pues tiene la tecnología y la capacidad para hacerlo y sería ir en contra del resto de países que ya están lanzando ambiciosos planes nucleares.

-La empresa privada se queja de que sobre todo se incentiva la inversión en renovables, que son más caras que la nuclear.
-España es un país puntero en renovables, pero es un error pensar que energías como la eólica pueden dar lo que da la energía nuclear. Un país no se puede mover sólo los días que haga viento. En cualquier caso, hay que desarrollar todas las energías. Creo que España debe seguir con el programa agresivo de energía eólica pero ver también lo que hacen otros países en energía nuclear.

-Si aumentara la construcción mundial de centrales nucleares, ¿podría el aumento de la demanda impulsar el precio de la materia prima, como está ocurriendo con el petróleo?
-El aumento de la demanda ya ha generado un aumento del precio del uranio. Pero nosotros calculamos que hay uranio para 85 años con la demanda actual y para 270 según nuestras estimaciones. Los precios pueden aumentar, pero hay suficiente uranio para mantenerlos a unos niveles razonables. Por otra parte, sólo el 5% del coste total del KW/hora nuclear viene del precio del uranio, mientras que en el caso del KW/hora de gas natural es del 60%. De los tres países con más reservas de uranio, dos son de la OCDE: Australia y Canadá y garantizan que va a haber disponibilidad de uranio.

-¿Qué futuro augura para un país, como Italia, que funciona sin energía nuclear desde 1990?
-Me remito a los datos, que dicen que Italia tiene la electricidad más cara de Europa y que importa un 19% de energía -sobre todo nuclear- de Francia o Suiza. Sé que se van a replantear la necesidad de volver a la nuclear en el futuro, porque la consideran una energía más madura y les preocupa su dependencia energética.

Fuente: ABC.es (www.abc.es)

Originally posted 2008-05-03 10:41:51.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*