Energía eficiente puede ahorrar 766.000 millones dólares en Asia y Pacífico



Energía eficiente
Energía eficiente

La gestión  para obtener energía eficiente puede ahorrar a los países de la región Asia-Pacífico un total de 766.000 millones de dólares, según el estudio presentado hoy por Naciones Unidas durante la reunión sobre seguridad energética.

Los países de la región necesitan invertir cerca de 9 billones de dólares de aquí al año 2030 en la puesta a punto de su infraestructura energética para responder a la creciente demanda que se requiere el desarrollo económico.

Más de 100 ministros y representantes de 62 países, entre los que se cuentan China, Japón y Australia, participan en la 64 conferencia de la Comisión Económica y Social de Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (ESCAP), que se celebra en Bangkok y que aborda la crisis energética y los desafíos de las economías de la región.

La secretaria de la comisión, Noeleen Heyzer, indicó, durante la presentación del informe ‘Seguridad energética y desarrollo sostenible en Asia y el Pacífico’, que las nuevas tecnologías, la financiación conjunta y las energías renovables forman parte de este ‘marco de gestión para obtener energía eficiente’.

En 2030, el 80 por ciento de la energía consumida en Asia y el Pacífico provendrá de combustibles fósiles, como el petróleo y el carbón, lo que ‘convertirá a la región en especialmente vulnerable a la volatilidad del mercado internacional y en el mayor emisor de gases de efecto invernadero a la atmósfera’, indicó Heyzer.

Según datos de la ONU, el consumo de energía en los países de Asia y el Pacífico aumentó en un 70 por ciento entre 1991 y 2005 y se prevé una subida del 2,75 por ciento anual hasta 2030, año en el que la demanda de la región supondrá la mitad del total mundial.

La energía eficiente es un requisito indispensable para lograr los objetivos del milenio de la ONU, como reducir la pobreza y la mortalidad infantil, indicó la responsable de ESCAP, con sede en la capital tailandesa.

En Asia y el Pacífico viven dos terceras partes de las mil millones de pobres de todo el mundo, según datos de la comisión.

A pesar de que las energías renovables suponen sólo un 9 por ciento del consumo total en estos países, esta parte del mundo cuenta con los recursos naturales para producir el 40 por ciento de la energía hidroeléctrica y sobre el 35 por ciento de la solar y geotermal.

El primer ministro de Tailandia, Samak Sundaravej, afirmó, durante su discurso de apertura en la conferencia, que uno de los asuntos más importantes en la agenda de la reunión será pasar revista a los efectos que causa la subida de los combustibles en los países en desarrollo de la región, donde más aumenta el consumo de energía, sobre todo en India y China.

También se refirió a la subida de precios de los alimentos, que ha hecho saltar la alarma de hambruna entre las clases más pobres de todo el mundo, y a la desaceleración de la economía mundial como otros dos factores que condicionarán el futuro de los países.

Fuente: Terra Actualidad (actualidad.terra.es)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*