Casa de Bambú en Bangladesh flota con el aumento del nivel del agua



Las inundaciones fluviales son procesos naturales que se han producido periódicamente y que han sido la causa de muchos desastres en el mundo.

La Casa LIFT (Low Income Flood-proof Technology) fue diseñada y construida por Prithula Prosun en Dhaka, Bangladesh como una solución innovadora y sustentable para las comunidades de bajos ingresos en las zonas propensas a inundaciones. Millones de personas pierden la vida durante las inundaciones debido al desbordamiento de ríos, drenajes inadecuados y la lluvia del monzón. Los expertos en el cambio climático predicen que las inundaciones se agravarán ya que los glaciares del Himalaya se derriten y empujan el exceso de agua a través de los sistemas fluviales del país.

 

Casa de Bambú en Bangladesh flota con el aumento del nivel del agua

Como parte de su tesis en la Universidad de Waterloo, Prosun diseñó la casa para flotar con el aumento del nivel de agua y volver al nivel del suelo cuando el agua se retira.

El proyecto se concretó después de haber sido galardonado con una beca de investigación del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC). En lugar de restringir el paso del agua, la estructura anfibia se adapta a la naturaleza para protegerse frente a las inundaciones.

La Casa LIFT está diseñada para ser completamente autosuficiente, sin conexión a los sistemas de servicios de la ciudad; puede proporcionar servicios básicos a sus habitantes durante todo el año con el fin de lograr un efecto mínimo sobre el entorno.

Dos métodos diferentes permiten que la casa flote con el aumento de los niveles de agua: una base de ferrocemento hueco y una fundación de marcos de bambú llena de botellas de plástico. La estructura de la casa es estática y en vertical, entregádole estabilidad.

La estructura técnica de servicios recoge y filtra el agua de lluvia durante la estación lluviosa y la recicla a través de la filtración de bioarena para ser utilizada durante todo el año. La electricidad se obtiene a partir de dos paneles solares de 60W para la iluminación y ventilación del interior.

El inodoro de compostaje compartido permite a los residentes generar compost a partir de residuos humanos, que puede ser vendido o aplicado en la huerta después de 10 años de uso. La orina se dirige al jardín como una fuente de nutrientes a través de un sistema de tubería subterránea.

El Bambú fue el material elegido para las dos viviendas por sus excelentes beneficios ambientales y su bajo costo. El proyecto piloto fue probado con éxito durante la inauguración, en enero de 2010, y ahora es la vivienda de una familia de cinco personas.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*