El océano se está sofocando y es nuestra falla



Falta de oxígeno en el océano
La contaminación puede privar a los ecosistemas marinos de su oxígeno. El 6 de marzo de 2000, miles de peces muertos emergieron en la laguna Rodrigo de Freitas en Río de Janeiro, Brasil, sofocados después de que la contaminación inundó las aguas.

Las “zonas muertas” del océano -regiones del mar donde el oxígeno se agota severa o completamente y la mayoría de las formas de vida no pueden sobrevivir- son cada vez más numerosas, y los científicos advierten que seguirán aumentando a menos que frenemos los factores que impulsan el cambio climático global, que está alimentando este alarmante cambio en la química de los océanos.

Incluso fuera de estas regiones oceánicas casi sin vida, el aumento de las temperaturas globales y la afluencia de contaminación por nutrientes están reduciendo los niveles de oxígeno en el océano abierto y en las zonas costeras, amenazando a las comunidades de la vida marina en todo el mundo.

Esta aleccionadora visión del océano “sofocante” fue descrita en un nuevo estudio, publicado en línea el 4 de enero en la revista Science. El estudio es el primero en presentar una evaluación tan completa del agotamiento del oxígeno del océano y sus causas. Y menos oxígeno en el océano no solo genera problemas para las plantas y animales marinos, también podría tener graves repercusiones en la vida terrestre, advirtieron los investigadores.

Mientras que las moléculas de agua contienen átomos de oxígeno, el agua líquida también debe contener oxígeno disuelto para que los peces y otros organismos puedan respirar. Las zonas muertas privadas de oxígeno se identificaron por primera vez en los estuarios (cuerpos de agua donde los ríos desembocan en el mar) a mediados del siglo XIX, y su agotamiento de oxígeno se relacionó con la presencia de aguas residuales urbanas en el agua, dijo la autora principal del estudio, Denise Breitburg, ecóloga marina del Smithsonian Environmental Research Center.

Desde entonces, el crecimiento de la actividad industrial y agrícola ha alterado el equilibrio químico del océano, con regiones en muchas partes del mundo que se han infundido con contaminantes y nutrientes que privaron al agua del oxígeno. Mientras tanto, las crecientes temperaturas globales obstaculizan la solubilidad del oxígeno en el agua y restringen su distribución en el océano profundo. Al mismo tiempo, algunas formas de vida marina se han vuelto cada vez más estresadas debido a los océanos más cálidos y ácidos, lo que aumenta sus requerimientos de oxígeno.

Una investigación global

Un equipo de científicos del Global Ocean Oxygen Network, un grupo formado por la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de las Naciones Unidas en 2016, llevó a cabo la investigación y descubrieron que el número de víctimas en los océanos del planeta ha sido significativo.

Durante los últimos 50 años, el océano sufrió una pérdida de aproximadamente 85 mil millones de toneladas (77 mil millones de toneladas métricas) de oxígeno, que afecta un área acumulada aproximadamente del tamaño de la Unión Europea. A nivel mundial, la cantidad de agua oceánica a cero oxígeno se ha cuadruplicado, mientras que el área ocupada por zonas de bajo oxígeno se ha incrementado en 10 veces, descubrieron los investigadores. En las zonas costeras y los mares que están semicerrados, una vez que se establecen las condiciones de bajo oxígeno, pueden persistir durante miles de años, según el estudio.

Mapa de zonas de bajo oxígeno

Las zonas de bajo oxígeno se están extendiendo por todo el mundo. Los puntos rojos marcan las ubicaciones costeras donde el oxígeno se ha desplomado a 2 miligramos por litro o menos, y las áreas azules marcan las zonas con los mismos niveles bajos de oxígeno en el océano abierto.
Las zonas de bajo oxígeno se están extendiendo por todo el mundo. Los puntos rojos marcan las ubicaciones costeras donde el oxígeno se ha desplomado a 2 miligramos por litro o menos, y las áreas azules marcan las zonas con los mismos niveles bajos de oxígeno en el océano abierto.

“Si perdiéramos 4,5 millones de kilómetros cuadrados de área productiva en tierra, todos quedarían horrorizados”, dijo Breitburg en un comunicado. “Pero lo que sucede debajo de la superficie del océano está fuera de la vista, y es fácil no darse cuenta o ignorarlo”.

A medida que los niveles de oxígeno en el agua disminuyen, el comportamiento y el crecimiento de los peces y otros organismos del océano se ven afectados: la falta de oxígeno puede hacerlos más susceptibles a las enfermedades o dificultar su reproducción. En casos extremos, pueden sofocarse. Mientras que ciertos tipos de microorganismos prosperan en condiciones de poco oxígeno, la mayoría de las formas más grandes de vida marina mueren o abandonan aguas carentes de oxígeno, invadiendo ecosistemas cercanos donde pueden alterar el equilibrio de la vida, alterar las redes tróficas o aumentar su vulnerabilidad a los depredadores, explicó el estudio de los autores.

Restaurar el oxígeno del océano

En algunos casos, la evidencia muestra que el daño puede revertirse, y las áreas donde los nutrientes y las aguas residuales han absorbido el oxígeno del agua pueden recuperarse una vez que se elimine el flujo de contaminantes, dijo Breitburg.

Por ejemplo, partes del estuario del Támesis en Londres y el estuario del río Delaware -ambas de las cuales soportaron largos períodos sin oxígeno y sin peces- “ahora están mucho mejor y albergan comunidades de peces vibrantes”, dijo Breitburg.

Y en la Bahía de Chesapeake en Massachusetts, conocida por zonas muertas que cubren estacionalmente alrededor del 30 por ciento de su área, los niveles de contaminación por nitrógeno han disminuido en un 24 por ciento, como resultado de mejores prácticas agrícolas y gestión de aguas residuales y una mejor calidad del aire bajo regulaciones como la Clean Air Act, según el estudio.

Sin embargo, cuando se trata de la pérdida de oxígeno en mar abierto, “estamos en territorio desconocido”, dijo Breitburg. “No sabemos cuánto tiempo le llevará al océano responder”.

Abordar este problema global requerirá la cooperación mundial y las iniciativas para mitigar las emisiones de combustibles fósiles y frenar la contaminación por nutrientes. El establecimiento de más áreas protegidas en el océano y las políticas de apoyo que preservan la vida marina amenazada y vulnerable también ayudarán a los ecosistemas en dificultades a recuperarse, informaron los autores del estudio.

“Disminuir la velocidad y finalmente detener el declive del oxígeno en el océano abierto, y la disminución del oxígeno en las aguas costeras debido al cambio climático, requerirá un esfuerzo global, pero debe hacerse, no solo para mejorar el oxígeno en el océano, sino también para evitar lo peor de la devastación que puede causar el calentamiento global “, dijo Breitburg.

 

Fuente: LiveScience.com


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*