Tus bolsas de plástico están liberando gases de efecto invernadero

Bolsas de plástico y el efecto invernadero
Plásticos recolectados en Kailua Beach. Una nueva investigación sugiere que los plásticos pueden emitir gases de efecto invernadero cuando se exponen a la radiación ultravioleta, y que las piezas más pequeñas emiten más de este gas.

Puede que haya una fuente oculta de gases de efecto invernadero que no estamos contabilizando.

Según una nueva investigación de la Universidad de Hawai en Manoa, el plástico puede liberar gases que calientan el clima y atrapan el calor tan pronto como se expone a la luz. La luz no solo descompone el plástico, sino que también libera metano y etileno. Estos son dos de los gases de efecto invernadero más problemáticos. Los gases de la degradación del plástico probablemente representen un pequeño porcentaje de las emisiones globales. Pero es probable que sus contribuciones crezcan.

Qué es el LDPE

Para conocer qué gases estaban liberando los plásticos, el equipo de investigación recolectó muestras. Los siete tipos más comunes de plástico de consumo, piezas recientemente producidas y fragmentos extraídos del océano. Entonces monitoreó la producción de gas de los objetos mientras flotaban en el agua de mar o expuestos al aire. Todas las muestras emitieron metano y etileno. Pero el polietileno de baja densidad (LDPE) expuesto al aire produjo más gases que todas las demás combinaciones de material y medio ambiente. Se trata de un material delgado que se encuentra en envoltorios de plástico y bolsas de supermercado. El LDPE es uno de los principales plásticos en producción y uno de los desechados con más frecuencia. Dijo Sarah-Jeanne Royer, bióloga marina de la Universidad de Hawai en Manoa e investigadora principal del papel.

Cuanto más tiempo permanecía el LDPE expuesto al sol, más metano y etileno se liberaba. Informaron los investigadores en el nuevo estudio, que se publicó el 1 de agosto en la revista PLOS One.

Los gases son el resultado de los rayos ultravioleta (UV) que descomponen lentamente el material. A medida que el plástico envejece, se rompe. Es así es como los fragmentos de plástico del tamaño de una uña terminan flotando en el océano. Royer razonó que las piezas más pequeñas significan más área de superficie para que la luz dañe. Por lo que su equipo evaluó las emisiones de gases de piezas de LDPE de diferentes tamaños. Se descubrió que los polvos de LDPE emitían 500 veces más metano que los gránulos de LDPE.

La influencia del gas del plastico

La cantidad de gas del plástico es pequeña ahora. Pero el área de superficie en constante aumento de plásticos degradantes explica por qué el problema probablemente solo empeorará, dijo Royer. “Es muy preocupante, porque todo el plástico que hemos producido desde 1950 todavía está aquí en la Tierra, y se está degradando mientras hablamos, por lo que producirá más y más [metano]”, dijo Royer.

Chris Ellison, profesora de ingeniería química y ciencias materiales en la Universidad de Minnesota, no participó en la investigaciónl. Ella estuvo de acuerdo con lo que el documento muestra. La luz está provocando la liberación de gases de efecto invernadero de nuestros plásticos.

“La luz es conocida por acelerar todo tipo de reacciones, algunas deseadas y otras no”, Afirmó Ellison. Dijo que también sentía curiosidad por saber qué porcentaje de los niveles mundiales de metano provienen de esta nueva fuente. Pero ese es un tipo de pregunta muy difícil de responder. Una buena noticia: la mayoría de los plásticos terminan enterrados en los vertederos, con poca o ninguna exposición a la luz, ya que se desintegra, señaló Ellison.

El laboratorio y el mundo real

También es difícil saber si el plástico en el mundo real se comporta como lo hizo en el laboratorio de Royer. El equipo analizó muestras puras de cada plástico, pero el contenido del océano y el plástico del vertedero no suelen ser puros. Los productores de plástico agregan aditivos reforzantes a los plásticos puros, y las recetas son exclusivas. Royer contactó a los productores para obtener los contenidos exactos, dijo ella, pero todos se negaron a proporcionar esa información.

Incluso si esta investigación no reproduce perfectamente las condiciones de la vida real, es un punto de partida, dijo Royer. Saber qué parte del metano proviene del plástico, y qué plásticos son los peores infractores, es lo siguiente en la lista, dijo.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*