Bambú en reemplazo del acero como material de construcción



El Bambú se ha utilizado como un material de construcción durante siglos en todo el mundo. Los beneficios de usar el bambú son enormes: su crecimiento es rápido, es de alta resistencia a la tracción, y tiene la capacidad de “capturar” grandes cantidades de dióxido de carbono de la atmósfera, por nombrar sólo algunas de las propiedades más notables que tiene para ofrecer.

Durante décadas, los investigadores de todo el mundo han buscado métodos para fomentar  su uso dentro del sector de la construcción y transformar al bambú, un material orgánico de nivel local, en un producto industrializado de nivel internacional.

Los países en desarrollo tienen la mayor demanda de hormigón reforzado con acero, pero en la mayoría de los casos no tienen los medios para producir el acero y satisfacer la demanda. En lugar de subordinarse al mercado mundial dominado por los países desarrollados, FutureCitiesLaboratory de Singapur sugiere una alternativa a este problema: el bambú. Abundante, sostenible y muy resistente, el bambú tiene potencial para convertirse en un sustituto ideal en lugares donde el acero no puede ser producido fácilmente.

En los ensayos de resistencia a la tracción, el bambú supera a la mayoría de los otros materiales, acero incluido. Esto se logra a través de la fuerza de su estructura hueca, tubular, evolucionada durante milenios para resistir la fuerza del viento en su hábitat natural. También esta estructura ligera facilita la cosecha y el transporte. Debido a su ciclo de crecimiento rápido y la variedad de áreas en las que es capaz de crecer, el bambú también es muy barato. Este rápido crecimiento permite la absorción de grandes cantidades de CO2, lo que significa que su cultivo como material de construcción ayudaría a reducir además la velocidad del cambio climático.

A pesar de todas estas ventajas, todavía hay trabajo por hacer para superar sus limitaciones. La contracción y expansión es una de ellas, causada tanto por los cambios de temperatura como por la absorción de agua. También la hierba es susceptible a la debilidad estructural causada por hongos y simple biodegradación. Irónicamente, muchos de los países que se beneficiarían del bambú como sistema de reforzamiento también carecen de los recursos para desarrollarlo como una alternativa viable al acero, del actualmente dependen.

FutureCitiesLaboratory está llevando a cabo investigaciones para determinar la gama completa de aplicaciones que el bambú puede ofrecer como material de construcción. Su experimentación en este campo les permitió ganar el premio ZumtobelGroupAward.


1 comentario en Bambú en reemplazo del acero como material de construcción

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*