Lluvia extrema más frecuente por el cambio climático

El número de lluvias extremas aumentó de manera constante entre 1964 y 2013, un período en el que el calentamiento global también se intensificó, según una nueva investigación.



Lluvia extrema más frecuente por el cambio climático
Lluvia extrema más frecuente por el cambio climático

La frecuencia de lluvia extrema, que puede provocar inundaciones repentinas, devastación y brotes de enfermedades transmitidas por el agua, ha aumentado en todo el mundo en los últimos 50 años.

Según un estudio liderado por el Instituto Global para la Seguridad del Agua en la Universidad de Saskatchewan. (USASK) ha encontrado.

El número de lluvias extremas aumentó constantemente entre 1964 y 2013. Un período en el que el calentamiento global también se intensificó. Según una investigación publicada en la revista Water Resources Research.

La frecuencia de “eventos de precipitación extrema” aumentó en partes de Canadá, la mayor parte de Europa, la región del medio oeste y noreste de los EE. UU., El norte de Australia, Rusia occidental y partes de China.

“Al introducir un nuevo enfoque para analizar los extremos, utilizando miles de registros de lluvia, revelamos un claro aumento en la frecuencia de los eventos de lluvia extrema en los últimos 50 años cuando el calentamiento global se aceleró”.

Simon Papalexiou, un hidro-climatólogo y experto en extremos hidroclimáticos y procesos aleatorios

Papalexiou, quien dirigió la investigación, agregó: “Es muy poco probable que esta tendencia alcista se explique por la variabilidad climática natural. La probabilidad de que esto ocurra es inferior al 0,3% según los supuestos del modelo utilizado”.

El estudio de USask recolectó información sobre más de 8,700 registros de lluvia diarios de 100,000 estaciones que monitorean la lluvia en todo el mundo.

Encontró que la frecuencia de lluvia torrencial entre 1964 y 2013 aumentó a medida que avanzaban las décadas.

Entre 2004 y 2013, hubo un 7% más de episodios extremos de lluvia intensa en general de lo esperado a nivel mundial. En Europa y Asia, hubo un 8.6% más de ‘eventos de lluvia extrema’ en general, durante esta década.

El calentamiento global puede llevar a un aumento de la precipitación porque más calor en la atmósfera conduce a más agua atmosférica que, a su vez, conduce a la lluvia.

Las lluvias torrenciales no solo provocan inundaciones. También pueden poner en peligro la salud pública, abrumar las plantas de tratamiento de aguas residuales y aumentar los contaminantes microbianos del agua.

Más de medio millón de muertes fueron causadas por inundaciones provocadas por la lluvia entre 1980 y 2009.

Las fuertes lluvias también pueden provocar deslizamientos de tierra, dañar cultivos, derrumbar edificios y puentes, destruir viviendas y provocar caos en las carreteras y el transporte. Lo que implica enormes pérdidas financieras.

El coautor Alberto Montanari, profesor de obras hidráulicas e hidrología en la Universidad de Bolonia y presidente de la Unión Europea de Geociencias, dijo:

“Nuestros resultados están en línea con el supuesto de que la atmósfera retiene más agua bajo el calentamiento global. El hecho de que la frecuencia, en lugar de la magnitud, de la precipitación extrema esté aumentando significativamente tiene implicaciones relevantes para la adaptación al clima. Los sistemas humanos necesitan aumentar su capacidad para reaccionar a los choques frecuentes “.

Los investigadores seleccionaron datos en cuanto a calidad y consistencia. Eligieron los registros más sólidos y completos de las 100,000 estaciones en todo el mundo que monitorean las precipitaciones. Las regiones de América del Sur y África se excluyeron del estudio, ya que los registros del período de estudio no fueron completos ni sólidos.

Papalexiou expresó que la planificación para una lluvia ‘extrema’ más frecuente debe ser una prioridad para los gobiernos, las autoridades locales y los servicios de emergencia.

“Si el calentamiento global progresa como lo pronostican las proyecciones del modelo climático, ahora tendríamos mejores estrategias de planeación para enfrentar las frecuentes lluvias torrenciales. Nuestro estudio de registros de todo el mundo muestra que los ataques de lluvia extrema potencialmente devastadores aumentan de una década a otra.

Sabemos que las inundaciones provocadas por la lluvia pueden devastar a las comunidades, y que existen implicaciones de los crecientes episodios de lluvias intensas para la salud pública, la agricultura, los medios de vida de los agricultores, la industria pesquera y los seguros, por nombrar solo algunos”.

Dijo Papalexiou

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*