Desastres climáticos y eventos naturales extremos



Desastres climáticos
Desastres climáticos

Desastres climáticos y eventos naturales extremos. Cambio climático. Calentamiento global.

El clima varía naturalmente en diferentes escalas de tiempo.
Las variaciones pueden tener su origen en fuerzas externas como las erupciones volcánicas o cambios en la energía proveniente del sol. También pueden ser el resultado de interacciones internas de los distintos elementos del sistema climático -la atmósfera, los océanos, la biosfera, la cubierta de hielo y la superficie terrestre. Estas interacciones internas pueden causar fluctuaciones bastante regulares, como las del fenómeno de El Niño/Oscilación Sur (ENOS), o cambios aparentemente aleatorios del clima.

La variabilidad natural a menudo lleva a climas extremos.
En una escala de tiempo de días, meses y años, la variabilidad del tiempo y del clima puede producir olas de calor, heladas, inundaciones, sequías, avalanchas y grandes tormentas. Tales extremos representan un apartamiento significativo del estado promedio del sistema climático, independientemente de su impacto efectivo sobre la vida o la ecología del planeta. Los extremos que rompen récords ocurren de vez en cuando en todas las regiones del mundo.

La creciente vulnerabilidad humana está transformando más y más los eventos extremos en desastres climáticos.

A una manifestación extrema del clima se la llama desastre climático cuando tiene un impacto negativo muy importante sobre el bienestar humano. En algunas partes del mundo, los desastres climáticos tienen lugar con tanta frecuencia que pueden considerarse parte de la norma. La vulnerabilidad a los desastres crece en la medida en que más personas se ven forzadas a vivir en zonas expuestas y en condiciones de marginalidad. En todas partes, la vulnerabilidad mayor es causada por el desarrollo de mayor número de propiedades de gran valor en zonas de alto riesgo.

Se prevé que el cambio climático aumente la frecuencia y severidad de las olas de calor.
Más tiempo cálido significará más muertes y enfermedades entre los pobres de las ciudades y los más ancianos. En conjunto con veranos crecientemente más secos, esto llevará a mayor estrés calórico sobre el ganado y la fauna y flora, mayores daños a las cosechas, más incendios forestales y mayor presión sobre las reservas de agua. Otros impactos similares son el cambio de los destinos turísticos y un crecimiento importante en la demanda de energía. Entretanto, menos olas de frío podrían reducir los riesgos relacionados con el frío en la población, la agricultura y la demanda de energía para calefacción, a la vez que determinarían una ampliación de la gama y actividades de algunas pestes y enfermedades.

Lluvias más intensas podrían llevar a un aumento de las inundaciones en algunas regiones.
Se prevé que el calentamiento global acelere el ciclo hidrológico y consecuentemente aumente la presencia de precipitaciones con rachas violentas. Además del riesgo de inundaciones, esto podría contribuir a mayores deslizamientos de tierras, avalanchas, y a un aumento en la erosión del suelo. Un mayor escurrimiento del agua de las inundaciones podría disminuir la cantidad de agua superficial capturada para la irrigación u otros efectos, aunque también podría ayudar a recargar algunos acuíferos de planicie inundable.

Es probable que la intensidad de los ciclones tropicales empeore en algunas áreas.
Los riesgos incluyen amenazas directas a la vida humana, epidemias y otros riesgos a la salud, daños a infraestructuras y edificios, erosión costera, y destrucción de ecosistemas como los arrecifes de coral y los manglares.

Los grandes patrones climáticos podrían variar. Aunque centrado en el Pacífico Sur, el fenómeno de El Niño/Oscilación Sur (ENOS) afecta al tiempo y al clima en los trópicos.
El cambio climático podría intensificar las sequías e inundaciones que se asocian a este fenómeno en esas regiones. En forma similar, nuevos patrones podrían emerger para los monzones de verano en Asia, que afectan grandes áreas templadas y tropicales de ese continente. Los impactos probables incluirían una mayor variabilidad anual en los niveles de precipitaciones de los monzones, conduciendo a inundaciones y sequías más intensas.

Es difícil predecir las tendencias locales y regionales de los eventos extremos.
Por ejemplo, un calentamiento de los océanos tropicales por sí mismo supondría un aumento de la frecuencia, y quizás la severidad de los ciclones tropicales. Sin embargo, otros factores, como el cambio en la dirección de los vientos y las tormentas, podrían desencadenar este efecto a nivel local. Otro ejemplo: dado que los modelos climáticos no logran representar correctamente los eventos a pequeña escala, éstos tienden a no coincidir sobre si la intensidad de estos fenómenos en las latitudes medias se modificará o no.

Si bien los eventos extremos son inherentemente abruptos y aleatorios, los riesgos que representan se pueden reducir.
Es urgente mejorar la planificación de la preparación en muchas partes del mundo, con o sin cambio climático. Mejor información, instituciones más fuertes y nuevas tecnologías pueden minimizar las pérdidas humanas y materiales. Por ejemplo, los nuevos edificios pueden ser diseñados y ubicados de forma de minimizar el daño de inundaciones y ciclones tropicales, en tanto que el uso de técnicas de irrigación sofisticadas puede proteger a los productores y sus plantaciones contra las sequías.

El cambio climático también tiene potencial para determinar eventos singulares a gran escala.
A diferencia de la mayor parte los eventos extremos, los eventos singulares tendrían implicancias regionales o globales amplias y son esencialmente irreversibles. Ejemplos de tales calamidades incluirían un significativo enlentecimiento del transporte de agua cálida oceánica hacia el Atlántico Norte (factor responsable del clima relativamente benigno de Europa), un encogimiento importante de las capas de hielo de Groenlandia o del Antártico Occidental (cada uno de los cuales elevaría los niveles del mar en unos tres metros en los próximos 1.000 años) y un calentamiento acelerado debido a las retroacciones del ciclo de carbono en la biosfera terrestre, la liberación de carbono proveniente del deshielo del permafrost, o la emisión de metano de los sedimentos costeros. Estos riesgos todavía no han sido objeto de una cuantificación confiable, pero afortunadamente se espera que sean muy bajos.

Desastres climáticos y eventos naturales extremos. Cambio climático. Calentamiento global.

Temas relacionados: impacto ambiental – Calentamiento global – Contaminación – Cambio global – Cambio climático- Efecto invernadero – Energías contaminantes – Tipos de Energías – Energías limpias – Estudio impacto ambiental – Medio Ambiente – Crisis energética – Problemas ambientales – Ecología – Calentamiento climático


Acerca de Marcelo Vallejos 11 Articles
Co-fundador de Red Estrategia y Anunico. Creador de mi propia realidad y desarrollador de mi pasiones. Léeme en mi cuenta de Twitter @marcelovallejos

2 comentarios en Desastres climáticos y eventos naturales extremos

  1. Wow. Es increible como una persona.. o varias.. hagan este escrito. Yo los felicito.. pero.. les queria proponer que porqué no ponen palabras más comunes, para que le entendamos mejor…
    También les queria pedir que porfavor pongan el autor, para que así pueda obtener la ficha bibliografica.

    Gracias, y ojala lo tomen en cuenta.

  2. Este desastre climatico sera real, por la tormenta del sol o como le dicen la erupcion del sol empezara a comenzar a calentarse nuestro planeta, habra volcanes en erupcion, tornados, tsunamis, terremotos, y sentiremos mas calor en todo el mundo, aumentara como 25 grados mas de lo que estamos viviendo… a si que… tengan cuidado… cuidensen… y tengan cuidado… gracias por leer. Mensaje de el creador y cientifico Jake Whataba (profesional estudiando climas mapas y desastres naturales)

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*