Contra el calentamiento, disparatadas soluciones




Contra el calentamiento, disparatadas soluciones. Medio ambiente, calentamiento global

Calentamiento Global, soluciones inmediatas al cambio climáticoSi crees que en ecología, todo se trata de comprar productos orgánicos o no cortar árboles, tal vez te equivoques. El problema ecológico que hoy en día se impone a todos los demás es el calentamiento global. Para los medioambientalistas es prioritario unirse para atender una necesidad urgente: reducir las emisiones de gases invernadero.

Así lo planteó recientemente Wired, revista norteamericana que por su impacto en la sociedad del vecino país, ha sido comparada con Rolling Stone.

“Sólo que hay un problema. Ganar la guerra contra el calentamiento global requiere matar algunas ‘vacas sagradas’ de los medioambientalistas”, cita el artículo. “Combatir los gases invernadero debe ser prioritario, aunque esto signifique adoptar lo impensable”.

Es así que el artículo propone algunas “verdes herejías” para hacer una nueva apostasía medioambiental. Éstas son algunas de ellas:

Vive en ciudades

Vivir dentro de la urbe es más amable para el planeta que vivir en los suburbios de la ciudad. Al vivir en las afueras, la gente pasa más horas al día en el tráfico arrojando dióxido de carbono del camino de su casa a la oficina.

Por eso, Manhattan es quizá el lugar más verde para vivir en Estados Unidos, señala el artículo.

“La tasa de propietarios de automóviles es de los más bajos del país, 65 por ciento de la población camina, usa bicicletas o toma transporte público para el trabajo. Los grandes edificios departamentales son las viviendas más eficientes para enfriar y calentar”, explica.

El aire acondicionado emite menos CO2 que los calentadores.

Pensar que contamina más una ciudad que usa aires acondicionados para enfriarse, que una ciudad que por el frío necesita solamente calentarse con leña o petróleo combustible, es un estereotipo erróneo.

Toma menos energía enfriar un lugar por un grado que calentarlo por la misma cantidad, señala el artículo.

“La diferencia tiene grandes implicaciones para los gases invernadero”.

Lo orgánico no es la respuesta

Aunque puede haber razones saludables para evadir los alimentos cargados de pesticida y argumentos personales para favorecer a los a los agricultores orgánicos, cuando se habla de gases invernadero, lo orgánico puede ser parte del problema, señala Wired.

Las vacas lecheras alimentadas con comida orgánica producen 8 por ciento menos leche que una vaca alimentada tradicionalmente.

“Entonces toma 25 vacas orgánicas para hacer la misma cantidad de leche que 23 vacas industriales, y entre más vacas, más ’emisiones’ de vaca.

“Una sola vaca alimentada orgánicamente produce un 16 por ciento más de gases invernadero que su contraparte. Esto hace a las vacas lecheras una pieza de la máquina del calentamiento global”.

El artículo señala que hay un romanticismo erróneo porque muchos alimentos producidos orgánicamente son enviados a miles de kilómetros de su destino final en tráileres con refrigeración.

“Lo que importa es comer alimentos cosechados localmente y en temporada”, sugiere.

Cosecha el bosque

Cuando se trata de combatir el cambio climático, señala Wired, es más efectivo tratar los bosques como cosecha que como majestuosos monumentos naturales.

“Un árbol absorbe casi mil 500 libras de CO2 en sus primeros 55 años. Después de eso, crece lento, y toma menos carbón. A final de cuentas se pudre o quema soltando CO2”.

La revista sugiere que una granja de árboles bien manejada es una fábrica limpiadora de CO2, por lo que la política más amigable sería continuamente cortar los árboles viejos y plantar nuevos.

China es la solución, no el problema

¿Quién es el comerciante de mayoreo en aparatos de energía alternativa? China.

Considerando las celdas solares, los molinos de viento, la biomasa, de acuerdo a la International Atomic Energy Agency, China es el principal productor.

“China producirá suficiente equipo para generar 10 gigawatts de energía anualmente para el 2010, más de la mitad de la capacidad que tiene el mundo entero instalado en 2007”, predice Steve Sawyer, jefe del Global Wind Energy Council, refiriéndose a la energía eólica.

Abrazar la energía nuclear

No hay duda de que la energía nuclear es la fuente de energía a escala industrial más amigable para el clima, subraya Wired.

“Adoptar el átomo es la llave para ganar la guerra contra el calentamiento: la energía eléctrica genera 26 por ciento de las emisiones de gases invernadero en el mundo”, señala el artículo.

Un reporte del Gobierno del Reino Unido, referente a problemas y a cómo resolverlos, determinó que la energía nuclear emite de 2 a 6 por ciento de carbón por kilowatt/hora, casi como el gas natural, el cual es el más limpio de los combustibles.

Prepararse para lo peor

La amarga realidad es que gran parte del cambio climático es inevitable, manifiesta Wired.

“El Instituto de Investigación de Energía Eléctrica de Palo Alto, California, calcula que aunque Estados Unidos, Europa y Japón apaguen todas las plantas eléctricas y se deshagan de cada coche hoy, el CO2 de la atmósfera subirá de las 380 partes por millón, que hay hoy en día, a una arriesgada cifra de 450 ppm para el 2070, gracias a las contribuciones de China e India”.

Por eso, aconseja Wired, es tiempo de pensar en adaptarse a un planeta más caluroso.

“Nuestra capacidad de enfrentarnos al calentamiento climático es mucho más grande que nuestras oportunidades de pararlo enteramente”, cita el artículo.

Contra el calentamiento, disparatadas soluciones. Medio ambiente, calentamiento global

Temas relacionados: calentamiento global, medio ambiente, ecología, productos orgánicos, cortar árboles, problema ecológico, medioambientalistas, reducir las emisiones, gases invernadero, combatir los gases invernadero, vivir en ciudades, suburbios de la ciudad, tráfico, dióxido de carbono, propietarios de automóviles, caminar, usar bicicletas, transporte público, edificios de departamentos, viviendas más eficientes, enfriar y calentar, aire acondicionado, CO2, calentadores, leña, petróleo combustible, menos energía, pesticida, agricultores orgánicos, vacas lecheras, comida orgánica, vacas industriales, refrigeración, alimentos cosechados localmente, temporada, bosques, cosecha, granja de árboles, fábrica limpiadora de CO2, política amigable, cortar los árboles viejos, energía alternativa, celdas solares, molinos de viento, biomasa, energía eólica, energía nuclear, escala industrial, energía eléctrica, gas natural, combustible más limpio, plantas eléctricas, CO2 de la atmósfera, planeta más caluroso, calentamiento climático, Protocolo de Kioto

Fuente: El Norte – Vida, Agencia Reforma


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*