¿Cómo cambiará el clima?

Cambio climático ¿cómo cambiará el clima?

Cambio climático ¿cómo cambiará el clima?¿Cómo cambiará el clima? Cambio climático. Efecto invernadero. Calentamiento global.

La mayor parte de las consecuencias nocivas que se relacionan con el cambio del clima se asocian con los extremos, el número de ondas de calor, las inundaciones, las tormentas severas, por nombrar algunos ejemplos. Ya que el clima extremo puede causar daños severos o la muerte de gente, o daño a la propiedad, es importante entender que relación tiene el calentamiento global con su frecuencia y acontecimiento.

Los modelos climáticos actuales pronostican un calentamiento global de entre 1.4
y 5.8ºC entre los años 1990 y 2100
. Estas proyecciones se basan en una amplia gama de
hipótesis sobre las principales fuerzas que inciden sobre las futuras emisiones (tales como el crecimiento
de la población y el cambio tecnológico) pero no asume ninguna política de cambio climático para
reducir las emisiones. Incluso un aumento de 1.4ºC sería mayor que cualquier tendencia a escala de siglo
en los últimos 10.000 años. Estas proyecciones toman en cuenta los efectos de los aerosoles y el efecto
retardador de los océanos. La inercia oceánica determina que la superficie de la tierra y la atmósfera baja
continuarán calentándose por cientos de años, incluso si las concentraciones de los gases de efecto invernadero dejaran de aumentar en el año 2100.

Se prevé que el nivel medio del mar se elevará entre 9 y 88 cm para el año 2100.
Esto sería causado principalmente por una expansión térmica de las capas superiores del océano a medida
que se calientan, con alguna contribución proveniente del descongelamiento de los glaciares. La incertidumbre en el rango de este fenómeno es amplia, y la presencia de corrientes oceánicas cambiantes,
movimientos telúricos y otros factores podría resultar en aumentos de los niveles del mar a nivel local o
regional mucho mayores o muchos menores que la media global. El descongelamiento un poco más rápido de las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia probablemente sea contrarrestado por el aumento de las nevadas en ambas regiones. En la medida en que el calentamiento penetre más profundamente
en los océanos y el hielo continúe derritiéndose, el nivel del mar continuará aumentando mucho
después de que la temperatura se haya estabilizado.

Recomendamos:   Proyecto "Mi Seta" para el cultivo de Setas Gourmet en posos de café

Las predicciones regionales y estacionales son mucho más inciertas. Aunque se prevé que la mayor parte de las áreas se calentarán, algunas se calentarán mucho más que otras. El mayor calentamiento se pronostica para las regiones frías del norte en invierno. La razón es que la nieve y el hielo reflejan la luz solar, por ende, menos nieve significa que más calor del sol es absorbido, lo que aumenta cualquier efecto de calentamiento: se trata de un efecto de retroacción positiva. Para el año 2100, se prevé que las temperaturas de invierno en el norte de Canadá, Groenlandia y el norte de Asia aumenten un 40% más que el promedio mundial.

Las regiones interiores se calentarán más rápidamente que los océanos y las zonas costeras. La razón es simple, el retardo oceánico, que impide que la superficie del mar se caliente tan rápido como la tierra. La envergadura de este retardo dependerá de qué tan profundamente penetre el calentamiento en los océanos. En la mayor parte de los océanos, los primeros cientos de metro bajo la superficie no se mezclan con el agua que está debajo. Estas capas superiores se calentarán en unos pocos años, en tanto que el océano profundo permanecerá frío. El agua solamente se mezcla con las profundidades oceánicas en algunas regiones muy frías, como el Atlántico sur de Groenlandia y el Océano del Sur cerca de la Antártida. En estas regiones, el calentamiento se demorará porque se necesita calentar mucha más agua para lograr el mismo cambio de la temperatura a nivel de la superficie.
Se prevé un aumento de las precipitaciones globales pero las tendencias a nivel local son mucho menos ciertas. Para la segunda mitad del siglo XXI, es probable que las precipitaciones invernales en las latitudes norte medias y altas y en la Antártida se eleven. Para los trópicos los modelos sugieren que algunas áreas de tierra verán más precipitaciones, y otras menos. Australia, Centro América y África del Sur muestran un consistente descenso en las precipitaciones invernales.
Más lluvias y nieve implicarán condiciones del suelo de mayor humedad en los inviernos de las latitudes altas, pero mayores temperaturas pueden significar suelos más secos en verano. Los cambios locales en la humedad del suelo son claramente importantes para la agricultura, pero todavía resulta difícil para los modelos simular estas condiciones. Incluso el signo, positivo o negativo, del cambio global en la humedad del suelo en el verano, es incierto.
La frecuencia e intensidad de los eventos extremos es probable que cambie. Con el aumento de la temperatura global es probable que el mundo experimente más días de calor y olas de calor y menos días de frío. Los modelos climáticos muestran también consistentemente que los eventos de precipitaciones extremas se volverán más frecuentes en muchas áreas y que el riesgo de sequía será mayor en los veranos de las áreas continentales. También hay evidencias que muestran que los huracanes podrían ser más intensos (con fuertes vientos y más precipitaciones) en algunas áreas. Existe poco acuerdo entre los modelos respecto a los cambios en las tormentas en las latitudes medias. También para otros fenómenos
como las tormentas y los tornados, el estado actual de conocimientos no permite realizar proyecciones
certeras.
No deben descartarse transiciones climáticas rápidas e inesperadas. El cambio más dramático de este tipo, el colapso de la capa de hielo del Antártico Oeste que podría conducir a un catastrófico aumento del nivel del mar se considera actualmente improbable durante el siglo XXI. Existe evidencia de que los cambios en la circulación de los océanos que tendrían un impacto significativo sobre el clima regional (tales como el debilitamiento de la Corriente del Golfo que calienta a Europa) puede tener lugar en solamente unas pocas décadas, pero no se sabe si el calentamiento de efecto invernadero podría llegar a disparar tales cambios. Los modelos climáticos que muestran un debilitamiento de la Corriente del Golfo, igualmente pronostican un calentamiento de Europa.

Recomendamos:   Desarrollan el primer proceso económico y respetuoso con el medio ambiente para convertir aceite de algas en biodiésel

¿Cómo cambiará el clima? Cambio climático. Efecto invernadero. Calentamiento global.

Temas relacionados: impacto ambiental – Calentamiento global – Contaminación – Cambio global – Cambio climático- Efecto invernadero – Energías contaminantes – Tipos de Energías – Energías limpias – Estudio impacto ambiental – Medio Ambiente – Crisis energética – Problemas ambientales – Ecología – Calentamiento climático

Acerca de Marcelo Vallejos 11 Articles
Co-fundador de Red Estrategia y Anunico. Creador de mi propia realidad y desarrollador de mi pasiones. Léeme en mi cuenta de Twitter @marcelovallejos

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*