Lula anunció el desembarco del etanol de Brasil en África



Lula anunció el desembarco del etanol de Brasil en África

Lula anunció el desembarco del etanol de Brasil en África. Energías renovables, biocombustibles, cultivos energéticos

Lula anunció el desembarco del etanol de Brasil en África

Brasil tiene un proyecto para su vínculo con África. Y lo trabaja con seriedad. Brasilia ha decidido extender el negocio del etanol a escala planetaria, y por eso el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, lanzó la consigna. Otra lección de política exterior para la Argentina, que acaba de visitar el Magreb sin mucha idea de qué hacer.

Fue durante la clausura de la I Conferencia Internacional sobre Biocombustibles celebrada en São Paulo, que concluyó que la producción mundial de etanol crecerá un 200% en los próximos 6 años, comiéndole terreno a los combustibles fósiles. En el punto de mira brasileño está el continente africano, que tiene todo para el cultivo de la caña de azúcar.

Discretamente, y sin hacer ruido, hace dos años que Brasil desembarcó en África con el objetivo de dar un avanzar en su estrategia de expandir la energía verde, pero también hacer negocios y consolidar su influencia en la región; todo ello en un momento en el que China también tiene su mirada puesta en las materias primas y la mano de obra del continente negro.

Brasil es socio de China en el BRIC y mantienen un diálogo ágil en la Organización Mundial de Comercio, pero sabe que disputarle espacios africanos a Beijing le permite consolidar su diálogo con USA y la Unión Europea.

Brasil es el productor mundial Nº2 de etanol, sólo por detrás de USA. También es el país que más conocimiento y experiencia atesora en la investigación de los biocombustibles. 7 de cada 10 vehículos brasileños se mueven con alcohol.

La experiencia se remonta a la crisis petrolífera de los ’70, cuando el país decidió usar sus excedentes de caña de azúcar para producir un combustible alternativo que disminuyese su dependencia del crudo. Hoy, varias empresas brasileñas, empezando por la petrolera estatal Petrobras, están en la vanguardia del mercado del etanol, y en Brasilia se piensa que ha llegado el momento de lanzar el negocio a escala planetaria.

“Sólo habrá un mercado internacional de biocombustibles si muchos países producen y muchos países compran”, le explicó una alta fuente del ministerio brasileño de Relaciones Exteriores al periodista del madrileño diario El País.

A lo anterior hay que sumar el ya consabido interés de Lula por crear un área de influencia estratégica brasileña en el continente africano: Luiz Inácio Lula da Silva lleva 7 visitas a África,  más de 1 por año.

En Brasilia estuvo el presidente del Banco de Inversión y Desarrollo (BIDC) de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao), Christian Adovelande, quien visitó la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa).

Según declaró el director del BIDC, África quiere ayudar a Brasil en su objetivo de convertir el etanol en una materia prima de referencia mundia. A cambio, Brasil transferirá tecnología y creará puestos de trabajo en la región.

Desde Brasilia se agregan argumentos humanitarios como el combate a la escasez energética que aflige a la balanza comercial de varios países africanos.

“Los países no se pueden desarrollar sin energía, y hoy en África apenas el 40% de la población tiene acceso a ella. En África occidental apenas el 4%”, explicó un  funcionario. “El etanol es una buena alternativa. Y África dejó de producir alimentos hace mucho tiempo. Nadie le quita espacio a nadie”, concluyó.

De los 15 países africanos que estarían dispuestos a producir etanol con tecnología y supervisión brasileña (Benín, Burkina Faso, Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Liberia, Mali, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo), en algunos de ellos ya se han iniciado las primeras inversiones de empresas de bandera brasileña.

En Ghana se ha inaugurado una delegación permanente de la Embrapa para supervisar los proyectos lanzados en la región. Y la constructora brasileña Constran ha invertido más de US$300 millones en la infraestructura necesaria para procesar anualmente entre 150 y 180 millones de litros de etanol a partir de la caña que se recoja en 30.000 hectáreas cultivadas.

La firma sueca Svenks Etanolkemi AB (Sekab) ya se ha comprometido a comprar esa producción de etanol durante 10 años.

La Embrapa tutelará emprendimientos entre empresas brasileñas y locales para la producción de etanol, financiados en parte con créditos blandos concedidos por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.

La idea es que el mercado sea la Unión Europea (UE), expandiendo el consumo de etanol en una de las regiones más relevantes del globo.

Lula dijo en un discurso dirigido para los europeos: “Lo que nos gustaría es que los países ricos, al adentrarse en la era de los biocombustibles, cierren colaboraciones con los países pobres, sobre todo en África, para que allí puedan producirse parte de los biocombustibles que los países ricos desean. Es una forma de ayudar al desarrollo de África, es una forma de resolver el problema de la inmigración”.

Lula anunció el desembarco del etanol de Brasil en África. Energías renovables, biocombustibles, cultivos energéticos

Fuente: Urgente 24 (www.urgente24.com)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*