La gasolina puede ser sustituida por basura vegetal



Basura vegetal para producir bioetanol

Basura vegetal para producir bioetanolLa gasolina puede ser sustituida por basura vegetal. Biocombustibles, cultivos energéticos

Hablar de biocombustibles es como caminar por un sendero espinoso. Tiene sus detractores, los que apoyan la tesis de que su producción es una amenaza para la seguridad alimentaria. Del otro lado están sus defensores, quienes lo ven como alternativa para contribuir a disminuir el volumen de gases que producen el efecto invernadero. A este bando pertenece el ingeniero Juan Carlos Sánchez, especialista en cambio climático.

El científico, profesor de las universidades Central de Venezuela y Simón Bolívar es miembro del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) -el mismo cuerpo de especialistas que compartió con Al Gore, el Premio Nobel de la Paz en 2007- tiene una idea que podría mejorar la reputación de los biocombustibles: producir etanol a base de basura vegetal: “Trabajé en un proyecto para convertir CO2 en carbonato de calcio, pero eso está muy lejos de ser una solución comercialmente aplicable. Ahora quiero dedicarme a proyectos que tengan más cercanía con intereses del país. Así se me ocurrió el biocombustible, porque tenemos posibilidades de fabricarlo”.

El experto aclara que el biocombustible propuesto “no es el que se hace de maíz o caña de azúcar, yo me refiero al etanol celulósico que se hace de los residuos que quedan después de retirar un cultivo: a partir de las hojas, de los tallos, de la basura vegetal. Este sería un buen sustituto de la gasolina”.

Desde el punto de vista de ingeniería, producir ese etanol es sencillo: “Se fermenta la basura vegetal, -dice Sánchez- para obtener un licor, no comestible, que se destila para producir alcohol. Lo costoso es procesarlo. La idea es que se investiguen medidas para abaratar el proceso”.

Oportunidad competitiva
Según el científico es probable que EEUU, el mayor consumidor de energía del mundo, decida comprar sólo combustible hecho a base de etanol, “por eso sería ideal poderlo producir en Venezuela”.

Sánchez añade que entre las ventajas del etanol hecho a base de basura vegetal están el hecho que “reduce los gases de efecto invernadero porque al producirlo en la manera que propongo, los cultivos serían capaces de absorber el CO2 que arrojan otros combustibles a la atmósfera”. Además señala que si se produce biocombustible de esa forma “no se le estará quitando comida a los pobres”.

Temas relacionado: etanol celulósico, segunda generación, biocombustibles, crisis alimentaria, gases de efecto invernadero, cambio climático, medio ambiente, científico, Universidades Central de Venezuela, Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, IPCC, etanol, basura vegetal, CO2, carbonato de calcio, maíz, caña de azúcar

Fuente: ElUniversal.com (www.eluniversal.com)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*