El empuje japonés sobre la industria brasilera de etanol amenaza producir serias congestiones



Puerto de Santos, responsable del 80% de exportación de bioetanol

El empuje japonés sobre la industria brasilera de etanol amenaza producir serias congestiones. Biocombustibles, bioetanol

Puerto de Santos, responsable del 80% de exportación de bioetanol

Crece rápidamente el interés de firmas japonesas por la industria brasilera del bioetanol. La nómina,  incluye compañías de fabricación y comercialización de automóviles, así como las de petróleo y gas.

Sin embargo, dicho interés y el desarrollo de esa industria está comenzando a saturar la infraestructura de transporte y exportación de Brasil, con perspectivas de incremento en la cantidad de cuellos de botella.

Itochu Corp, la última de las firmas japonesas ingresadas al mercado, anunció planes para producir bioetanol en Brasil a través de una alianza con el mayor procesador de granos estadounidense, Bunge Ltd. La compañía japonesa acordó la adquisición del 20% del paquete accionario de Agroindustrial Santa Juliana SA, una empresa productora de bioetanol perteneciente a Bunge, que produce alrededor de 130.000 metros cúbicos del combustible obtenido a partir de caña de azúcar.

Junto con Itochu, Bunge planea invertir alrededor de u$s 400 millones para duplicar la capacidad de Santa Juliana para el 2011, y otra suma similar en una “joint venture” también relacionada con esta producción.

Las dos iniciativas entre dichas empresas, que tendrán una capacidad combinada de 400.000 metros cúbicos anuales, constituyen los desarrollos más recientes en el contexto del explosivo crecimiento de la industria de bioetanol en Brasil.

A principios de semana, otra firma japonesa – Sumitomo Corp – anunció también planes para asociarse con una empresa brasilera no identificada, en un emprendimiento de bioetanol que pretende comenzar a producir el combustible en 2011. Las conversaciones entre estas dos empresas estarían en sus tramos finales, con miras a iniciar actividades en 2009, con una participación japonesa del 20 al 40% de las acciones en la nueva compañía. Prevén la adquisición de unas 30.000 hectáreas para el cultivo de caña, materia prima del bioetanol, con una expectativa de producción inicial de entre 200.000 y 300.000 metros cúbicos anuales.

Han habido otros desarrollos durante el corriente año, que involucran a empresas japonesas en conexión con este negocio.

En abril, Petrobrás puso bajo su paraguas a Nansei Sekiyu KK, empresa con sede en Okinawa que es la proveedora de fuel oil para Tokyo Electric Power Co., con planes para vender nafta cortada con bioetanol en Japón, en un plazo de un año.

En junio, Tokyo Electric Power Co y Petrobrás, manifestaron que firmarían un acuerdo la próxima semana para promover intercambios de personal, de modo de preparar el camino para la investigación en generación eléctrica a base de bioetanol.

En julio, la Nippon Oil Corp y otras distribuidoras de petróleo japonesas que operan como Japan Biofuels Supply LLP, anunciaron planes para adquirir bioetanol en Brasil, bajo un acuerdo de largo plazo, que implica la importación de 200.000 metros cúbicos anuales para el 2010.

También en julio, la japonesa Mitsui & Co. y Petrobrás acordaron la producción conjunta de bioetanol en Brasil, que se iniciaría en 2009, alcanzando niveles de 200.000 metros cúbicos anuales para 2013. La mayor parte del combustible será exportado a Japón para su utilización en automóviles y generadores.

Los fabricantes japoneses de vehículos están desarrollando planes para diseñar y vender nuevas unidades basadas en la creciente producción de bioetanol.

En agosto, Suzuki Motor Corp. anunció planes para desarrollar autos completamente propulsados por bioetanol, y lanzarlos en América del Sur y los Estados Unidos alrededor del 2010. Como primer paso, piensa vender en Brasil a partir de fines de marzo próximo,  un auto que utilizará una mezcla de nafta y bioetanol (25%).

De acuerdo con Fabio Abrahao, de la consultora International Logistics and Supply Chain, este creciente interés ha llevado a las terminales de exportación de bioetanol en Brasil al borde del punto de saturación. En una presentación efectuada a mediados de septiembre en la Conferencia de Petróleo y Gas de Río, Abrahao dijo que el puerto de Santos – responsable por el 80% de la exportación brasilera del producto – se encuentra bajo gran presión.

Agregó que en 2007 los buques tenían que esperar un promedio de 3.15 días para ingresar a la Terminal de Alamoa, plazo que se elevó a 5.37 días en la actualidad, y que se extenderá a 14.32 días en el 2009. Los plazos de espera en Baranabe,  la segunda terminal en importancia dedicada a etanol de Santos, crecerían de los 2.44 días del 2007, a 6.93 en 2010, con una disparada a 18.76 días en 2011.

Abrahao hizo notar que el número de camiones es insuficiente en Brasil y que alrededor del 73% de las plantas de etanol están en la región sudoriental, donde compiten por un espacio en los corredores ferroviarios de transporte a los puertos, con otros productos de exportación, como soja, acero y mineral de hierro.

Auguró que los cuellos de botella tenderán a aumentar, dado que las nuevas destilerías se instalarán en las mismas zonas, lo que contribuirá a congestionar aún más rutas y puertos. Por Eric Watkins

El empuje japonés sobre la industria brasilera de etanol amenaza producir serias congestiones. Biocombustibles, bioetanol

Fuente: Nuestromar (www.nuestromar.org)


1 comentario en El empuje japonés sobre la industria brasilera de etanol amenaza producir serias congestiones

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*