El alza del crudo da paso a nuevas formas de abastecimiento



El alza del crudo da paso a nuevas formas de abastecimiento. Biocombustibles, energías alternativas

Un camionero fallecido en Granada, otro herido grave en Alicante, 34 detenidos en la A-1, gasolineras cerradas, supermercados en los que escasean productos de primera necesidad… Son sólo algunas de las consecuencias de la huelga de transportistas que está teniendo lugar dentro de nuestras fronteras.

Pero ¿por qué se manifiestan? El precio de un litro de gasóleo pasó de costar 0,95 euros en mayo de 2007 a dispararse hasta 1,30 euros el mes pasado. Un camión llega a consumir 46.200 litros en un año. Esto significa que en los últimos 12 meses, el dinero que dedica un camionero a llenar el depósito ha aumentado en 16.170 euros. Y un transportista paga ahora 60.060 euros por echar gasoil a su camión. Un 40% de sus costes de explotación.

La escasez de gasóleo en los surtidores de las gasolineras españoles hace pensar en posibles combustibles alternativos. En junio de 2005, los conductores italianos descubrieron que los coches diésel de última generación pueden llegar a funcionar con aceite de colza. Se dieron cuenta de que el vehículo funciona bien, el motor no sufre, contamina menos y son combustibles bastante más económicos. Aquel año se agotaron en pocos días las existencias de aceite de colza en la provincia de Trento y se duplicaron las ventas en las regiones del norte del país. Y a finales de ese año, Audi presentó en el 61 edición del Salón del Automóvil de Fráncfort un modelo A3 con un motor especial de 165 caballos que funciona con aceite vegetal.

En marzo de 2007, un pequeño grupo de emprendedores se lanzó, con ayuda de fondos públicos, a convertir el aceite vegetal y la grasa de restaurante reciclada en combustible para coches, camiones y sistemas de calefacción en hogares. Uno de sus conductores, el escocés Antony Berretti, explicó que estuvo tres meses conduciendo su furgoneta Fiat por Europa gracias al aceite vegetal sobrante que conseguía de los restaurantes.

Junto a vehículos que funcionan con aceite vegetal, lentamente están irrumpiendo en el mercado coches eléctricos, de aire comprimido o de hidrógeno. Los de aire comprimido han sido lanzados por el ingeniero francés Guy Negre, que dirige MDI (Motor Development International). Cuentan con motores de 1.300 centímetros cúbicos, una potencia de 50 c.v. que permite alcanzar los 130 Km/h y un peso de 700 Kgrs. Su autonomía es de 200 a 300 km en ciudad y 100 en carretera a una velocidad de 100 Km/h. Para el repostaje se usan enchufes de 220 voltios durante tres o cuatro horas. En julio de 2007 salió a la venta en España el primer coche eléctrico. El EV1 tiene prestaciones muy limitadas: poca autonomía, baja velocidad máxima, revisiones frecuentes y pequeño tamaño. Sin embargo, en Londres se han vendido más de 1.000 unidades y se han instalado 10 centrales de recarga públicas.

Los vehículos de hidrógeno comenzaron su andadura en 2002. En ese año en Las Vegas se instaló la primera ‘hidrogenera’ y poco a poco, otras ciudades del mundo siguieron su ejemplo. En la actualidad 500 prototipos de coches de este tipo circulan por el planeta. BMW, Honda, Mazda, Mercedes son sólo algunas de las marcas que los han fabricado y puesto en funcionamiento.

El alza del crudo da paso a nuevas formas de abastecimiento. Biocombustibles, energías alternativas

Temas relacionados: biocombustibles, medio ambiente, precio del gasóleo, llenar el depósito, gasoil, costes de explotación, surtidores, gasolineras, combustibles alternativos, última generación, aceite de colza, vehículos, contaminación, motor especial, grasa de restaurante, reciclado, combustible para coches, sistemas de calefacción, coches eléctricos, aire comprimido, hidrógeno, autonomía, baja velocidad, centrales de recarga, vehículos de hidrógeno, hidrogenera, prototipos de coches, calentamiento global, combustible del futuro, almacenamiento de combustibles, energías alternativas, energías limpias

Fuente: Gaceta (gaceta.es)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*