Mejor rendimiento en vehículos con mejores combustibles para el medio ambiente



Los investigadores del Laboratorio Nacional de Oak Ridge llevaron a cabo experimentos de combustible de alto octanaje para un mejor rendimiento con base en este motor de Cadillac turboalimentado modificado
Mejor rendimiento en combustibles para cuidar el medio ambiente

¿Es posible obtener un mejor rendimiento de los vehículos, mejorar la eficiencia del combustible, y al mismo tiempo frenar el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero?

Una nueva investigación realizada por el Oak Ridge National Laboratory, y financiada por la Oficina de Tecnologías de Bioenergía (BETO) del Departamento de Energía de los Estados Unidos, indica que sí! Los científicos del Laboratorio Nacional de Oak Ridge modificaron un sedán Cadillac y verificaron que con el motor del automóvil y las modificaciones del sistema, los vehículos pueden funcionar con gasolina mezclada con mayores niveles de biocombustible sin sacrificar la economía de combustible y todo mientras se logra un mejor rendimiento del vehículo y 30 por ciento menos emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con los vehículos convencionales de gasolina.

Esta investigación es apoyada por la nueva Co-Optimización de Combustibles y Motores (Co-Optima) del Departamento de Energía. Co-Optima es una asociación de BETO, la Oficina de Tecnologías de Vehículos, los laboratorios nacionales y la industria automotriz para diseñar nuevos combustibles y motores para un mejor rendimiento del vehículo (maximizando el rendimiento), maximizar la eficiencia del combustible y los beneficios de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Una de las claves para lograr todos estos beneficios es la clasificación de octanos. Los fabricantes de automóviles saben desde hace mucho tiempo que aumentar el índice de octanaje de los combustibles también puede traducirse en beneficios de un mejor rendimiento del vehículo, como aceleración más rápida o mayor capacidad de remolque. Esta es la razón por la cual muchos vehículos de alto rendimiento requieren el uso del combustible “premium” (índice de octano más alto) comúnmente disponible en las gasolineras. Sin embargo, los fabricantes de automóviles deben diseñar motores de automóviles para utilizar los beneficios de octano del combustible. Los fabricantes de combustible han estado agregando etanol a la gasolina durante décadas para ayudar a reducir los contaminantes del aire, lo que explica las etiquetas “Contiene 10% de Etanol” que se ven en la bomba de gas. Tiene una clasificación de alto octanaje, pero los vehículos convencionales no pueden utilizar plenamente sus beneficios de octano para un mejor rendimiento.

El etanol es también menos denso en energía que la gasolina derivada del petróleo. Esto significa que actualmente obtiene menos millas por litro en una mezcla de gasolina-etanol que en gasolina sin etanol. Sin embargo, con la nueva investigación del Oak Ridge National Laboratory, esto podría cambiar. Los investigadores modificaron un motor de automóvil de modo que cuando utiliza una mezcla de combustible de 40 por ciento de etanol y 60 por ciento de gasolina, la eficiencia del combustible aumentó debido a que el alto octanaje de los combustibles compensa la menor densidad de energía del combustible. Los laboratorios nacionales publicaron un informe sobre estos hallazgos, con información adicional publicada en el Marco de Descubrimiento de Conocimiento de Bioenergía.

Los investigadores encontraron que esta mezcla de combustible podría tener 30 por ciento menos emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con la gasolina si el etanol se hace a partir de las partes celulósicas, no comestibles de plantas u otras fuentes de biomasa, tales como cáscaras de maíz y tallos, hierbas, residuos y algas. El etanol celulósico se está volviendo competitivo en costes, en parte gracias a los proyectos financiados por BETO.

Utilizando biocombustible, los combustibles de alto octanaje con motores de automóviles modificados podría lograr lo mejor de ambos mundos, un alto y mejor rendimiento de los vehículos y la eficiencia del combustible, mientras se reducen nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

Fuente: energy.gov


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*