Biocombustibles se harán sin comprometer alimentos



Biocombustibles se harán sin comprometer alimentos. Bioenergéticos, crisis alimentaria, cultivos energeticos

El Ecuador no comprometerá los productos agrícolas que garantizan la seguridad alimentaria de la población, dentro del plan de elaboración de biocombustibles.

Los ministerios de Agricultura y de Electricidad y Energías Renovables identificaron tres productos agrícolas que serán usados en esta iniciativa: la palma africana, caña de azúcar y piñón.

Víctor Camacho, coordinador de Biocombustibles del Ministerio de Agricultura, comentó que el plan comenzará con la caña de azúcar, la cual servirá para producir alcohol etílico (etanol) que se mezclará con la gasolina extra.

“Se sembrará más caña pero en zonas donde no compita con productos que garantizan la seguridad alimentaria. No queremos topar lo que corresponde a la caña para la produccion de azúcar”, dijo.

Dentro del plan se trabajará con los pequeños productores de caña que elaboran panela y aguardiante y cuyas parcelas están ubicadas en Imbabura, Pichincha y la cuenca baja del Guayas. Ellos aprenderán técnicas para una mayor producción.

Dentro de 120 dias se espera que la Escuela Politécnica del Litoral entregue el estudio de impacto ambiental para el plan piloto que se hará en Guayaquil.

La mezcla que se tiene prevista es del 5% de etanol y 95% de gasolina extra. Para iniciar se requieren alrededor de 40.000 litros diarios de etanol.

Mientras que cuando el plan se aplique a nivel nacional, la mezcla será del 10% de alcohol y el resto de extra, que es la combinación que toleran los vehículos que circulan en el país, sin necesidad de modificar sus sistemas.

La estructura de los biocombustibles incluye también la elaboración de aceite vegetal para generación eléctrica en las islas Galápagos.

Camacho explicó que se utilizarán 7.000 hectáreas de piñón sembradas en los linderos de cientos de fincas, especialmente en Manabí y Guayas.

“La idea es aprovechar la semilla para generar aceite vegetal. Se dará capacitación a los agricultores para que hagan un buen manejo de poda del piñón; además, se los quiere asociar para entregarles prensas en las que se pueda extraer el aceite”, comentó.

La palma africana es el tercer producto que se prevé emplear para los biocombustibles. De las semillas se genera biodiésel, que se mezcla con el diésel común.

Alejandro Figari, presidente de la Asociación Nacional de Cultivadores de Palma Aceitera (Ancupa), manifestó que el plan existe pero la ejecución aún no se da. “Lo concreto son las líneas de crédito estatal pero un plan integral de incentivo al cultivo de palma no hay todavía”.

Dijo que los palmicultores están motivados por el buen precio que permitió renovar los cultivos o aumentar el número de palmas.

El Gobierno quiere desarrollar 50.000 hectáreas más de palma para biodiésel. Actualmente hay unas 207.000 hectáreas plantadas.

“En el país hay complicaciones para vender biocombustibles, una de ellas es que las gasolinas son subsidiadas; eso dificulta cualquier iniciativa para hacer biocombustibles. Con los precios actuales no es negocio. El biocombustible no se podría comercializar a no ser que el Estado lo subsidiara”, agregó Figari.

Biocombustibles se harán sin comprometer alimentos. Bioenergéticos, crisis alimentaria, cultivos energeticos

Temas relacionados: biocombustibles, crisis de alimentos, productos agrícolas, seguridad alimentaria, energías renovables, palma africana, caña de azúcar, piñón, alcohol etílico, etanol, gasolina extra, azúcar, impacto ambiental, plan piloto, vehículos, aceite vegetal, generación eléctrica, agricultores, prensas, biodiésel, diésel, líneas de crédito, incentivo al cultivo, palmicultores, cultivos energéticos, subsidios, cambio climático, crisis alimentaria, nuevas energías, energías alternativas, calentamiento global

Fuente: El Telégrafo (www.eltelegrafo.com.ec)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*