Apoyan la producción de biocombustibles de origen no alimentario




Pekín (Xinhua-RHC) El Ministerio de Hacienda de China ha adoptado medidas para promover la producción de biocombustibles de origen no alimentario, informó Zeng Xiao”an, subdirector del departamento de desarrollo económico de la cartera.

“Hemos adoptado un abanico completo de políticas para apoyar la producción de biocombustibles no alimentarios, ya que son una energía límpia y tienen un impacto limitado en el medio ambiente”, señaló Zeng.

Al mismo tiempo, se concederán subsidios a los productores de biocombustibles que podrían sufrir pérdidas por caídas de precios del petróleo, precisó el funcionario, quien subrayó que el gobierno fomentará que las empresas creen fondos para compensar tales riesgos.

Los campesinos recibirán subsidios de 3.000 yuanes (405 dólares) por hectárea de cultivos forestales destinados a la producción de biocombustibles y 2.700 yuanes cuando se trate de cultivos, afirmó Zeng.

De forma paralela, el ministerio concederá ayudas a los proyectos experimentales de producción de etanol a partir de celulosa, sorgo dulce y yuca, así como para la producción de biodiesel a partir de masa forestal, con el objetivo de facilitar la obtención de créditos.

Los proyectos que cumplan con los estándares industriales recibirán compensaciones de entre el 20 y el 40 por ciento de la inversión total, afirmó Zeng.

“Los subsidios gubernamentales constituyen una proporción pequeña de la inversión total de un proyecto de este tipo, pero tenemos plena confianza en el futuro del sector”, señaló Zeng.

China planea incrementar su producción de biodiesel a 200.000 toneladas en 2010 y a dos millones de toneladas en 2020.

En 2006, los cuatro programas de producción de etanol con que cuenta el país produjeron 1,3 millones de toneladas de combustible, utilizados como aditivo de la gasolina en algunas provincias, como Shandong.

Los cuatro programas utilizan maíz como materia prima, sin embargo, a comienzos de este año, China prohibió el uso de cereales para la producción de etanol para garantizar que éstos son utilizados como alimentos.

China se ha fijado como objetivo alcanzar una capacidad anual de producción de dos millones de toneladas de etanol en 2010 y diez millones de toneladas en 2020.

El gobierno chino también estudia la posibilidad de usar carbón para producir combustibles sintéticos y reducir de este modo la dependencia de las importaciones de petróleo, sin embargo, la propuesta aún ha de ser estudiada en detalle por su impacto.

Fuente: Radio Habana Cuba (www.radiohc.cu)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*