El Hormigón Celular. Una alternativa ecológica y sustentable en la construcción de edificación verde



El Hormigón Celular. Una alternativa ecológica y sustentable en la construcción de edificación verde. Construcción sostenible, ahorro energético

Hormigón Celular, materiales de construcción ecológicos y sustentables

El hormigón celular consiste en un material de construcción muy liviano, destinado a la obra gruesa. Debido a su condición aislante, este material supera los requerimientos de la normativa térmica, además de ser ecológico ya que utiliza materias primas naturales en un proceso productivo de muy baja contaminación y ahorra energía de forma pasiva en las construcciones.

Debido al problema energético que afecta al planeta, el concepto sustentabilidad está más que usado y conocido, por ello la utilización de materiales ecológicos es fundamental y muy valorado en cualquier obra arquitectónica. El ahorro energético en una construcción es una ventaja y en la actualidad existen varios materiales que contribuyen con este factor. Una construcción sustentable o los llamados “edificios verdes” son cada vez más apatecidos en el mercado y sin duda que los materiales son parte una parte importante para hacer que una vivienda pueda ahorra energía por sí sola. En este sentido el hormigón no ha querido quedarse atrás.

Se dice que el hormigón es sustentables cuando se puede generar con componentes que contaminen menos y se puede reutilizar los mismos componentes para elaborar nuevos hormigones.

La sustentabilidad es un concepto muy profundo que, aplicado a una vivienda, necesita de muchos componentes para funcionar. En ese contexto, el hormigon celular constituye efectivamente un gran aporte. Al ser un efectivo material aislante, permite reducir drásticamente el consumo de combustibles fósiles, tanto al calefaccionar una vivienda, como al enfriarla, ayudando a preservar el medio ambiente.

El hormigón celular es un producto inerte y no contaminante con un proceso industrial que no genera ningún tipo de residuo. Se puede decir que es un hormigón sustentable y ecológico por su gran estabilidad en el tiempo y las externalidades positivas en el uso eficiente de la energía en las construcciones con este material.

El Hormigón Celular y la Ecología

Un material que es considerado ecológico debido a su compatibilidad con el medio ambiente es el hormigón celular, ya que su proceso productivo utiliza materias primas abundantes en la naturaleza, no incluye sustancias nocivas, involucra un bajo consumo de energía y permite el reciclaje de residuos.

Bloques de hormigón celularEl hormigón celular es un material de color blanco, que se logra por medio de la mezcla dosificada de arena de sílice, cemento y cal, a la que se le agrega agua y un agente expansor en base a aluminio, el que reacciona creando millones de microesferas de aire distribuidas en la mezcla, lo que determina su estructura molecular. Las microesferas cerradas no interconectadas mantienen aire estanco en su espacio interior, conformando una masa liviana de gran capacidad de aislamiento térmico.

Este material fue creado en Suecia en 1914. En Europa se comenzó a utilizar en forma masiva después de la Segunda Guerra Mundial, expandiéndose luego a otras partes del mundo.

Sin duda, una de sus ventajas es que es un material con excelentes cualidades de aislamiento térmico, característica de gran importancia en estos tiempos, en que el concepto “ahorro de energía” es cada día más común. Se proyecta que el hormigón celular será el único material que por sí solo podrá cumplir las exigencias normativas de los próximos años. Estudios realizados demuestran que al construir la estructura de una vivienda con muros de hormigón celular, es posible ahorrar hasta un 50% en el consumo de calefacción.

Su uso se orienta a una gama importante de aplicaciones constructivas tales como muros estructurales de albañilería armada, reforzada, tabiquería interior, molduras, cornisas exteriores, paneles de losas, paneles industriales, entre otros.

Sus propiedades se traducen en una serie de ventajas constructivas, constituyéndose una opción para arquitectos, constructores, empresarios y usuarios, en construcciones residenciales, comerciales e industriales.

Entre sus ventajas se encuentra su resistencia y solidez, además es un material liviano que reduce la carga sobre estructuras y fundaciones, lo que unido a su resistencia, se traduce en un buen comportamiento estructural ante la acción sísmica y hace que sea fácil de manipular y ensamblar. Su liviandad hace reducir los costos de construcción y aumenta la productividad, ya que hay menores costos de transporte y almacenaje, disminución de requerimiento de mano de obra, menores costos en materiales de terminación y no requiere aislamiento térmico adicional.

Otra de las características del hormigón celular es que no contiene materias combustibles y es altamente resistente al fuego, ofreciendo máxima protección contra incendios.

El Hormigón Celular. Una alternativa ecológica y sustentable en la construcción de edificación verde. Construcción sostenible, ahorro energético


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*