Ainia presenta el Biogás agroindustrial para la producción sostenible de gas a partir de residuos



ProBiogás: Ainia y el biogás agroindustrial a partir de residuos

Ainia presenta el Biogás agroindustrial para la producción sostenible de gas a partir de residuos. Biocombustibles, biogás

ProBiogás: Ainia y el biogás agroindustrial a partir de residuos

El centro tecnológico Ainia presentó hoy el macroproyecto ProBiogás en la 16 Conferencia y Feria Europea de Biomasa, que se está celebrando esta semana en el Centro de Convenciones y Exposiciones de Feria Valencia, con el que busca ‘modelos de producción sostenible a gran escala de esta energía limpia y rentable a partir de los residuos de las industrias ganadera, agrícola y alimentaria’.

Según informaron fuentes del centro tecnológico en un comunicado, España es el primer país de la Unión Europea en superficie dedicada al cultivo, el cuarto en producción ganadera y el quinto en producción alimentaria a nivel industrial. Todas estas actividades productivas generan ‘millones de toneladas’ de residuos a los que ‘conviene dar una salida para cumplir con los requisitos europeos de sostenibilidad y respeto al medio ambiente y que son difíciles de gestionar’.

Estos residuos, son, según explicaron, ‘una rica fuente de materias primas ideales para la producción de Biogás, en concreto, agroindustrial’, que se genera a partir de residuos agrícolas, alimentarios y ganaderos. ‘Este gas producido de manera limpia es una energía útil para producir electricidad mediante turbinas o plantas generadoras a gas en hornos, calderas u otros sistemas de combustión’, aseguraron.

El Biogás agroindustrial resulta de la fermentación sin oxígeno (anaerobia) de materiales orgánicos biodegradables y constituye una alternativa ‘eficaz y sostenible de producción energética’. Para Ainia, es la solución más eficiente a la problemática generada por los residuos y, puesto que se produce con residuos agroalimentarios, ‘no sufre las consecuencias de la crisis alimentaria, como la subida de precios’.

En este sentido, lo compararon con la producción de Bioetanol, ‘a la que tanto afectan los precios ya que su fabricación exige cereales o aceites vegetales, mientras que el Biogás se produce con los sobrantes de las industrias agroalimentarias y no compite en los mercados alimentarios de determinadas materias primas’.

Asimismo, argumentaron que ‘la necesidad de reducir las emisiones de CO2 en España para alcanzar los compromisos internacionales en materia de cambio climático hace todavía más necesaria el desarrollo de energías como el Biogás agroindustrial’. Además, explicaron que la proliferación de plantas para la producción de este tipo de fuente energética permitirá dar ‘un adecuado tratamiento a los residuos ganaderos, entre otros, responsables de buena parte de la emisión de metano a la atmósfera, un gas que tiene un efecto invernadero 21 veces mayor que el CO2’.

El proyecto ProBiogás está liderado por Ainia, centro tecnológico y en el que participan 26 socios, entre los que se encuentran 14 empresas, tres centros públicos de I+D (Cebas, Ivia y Ciemat), siete universidades, entre ellas la Universidad Miguel Hernández y la Universidad Politécnica de Valencia, tres centros tecnológicos (Cidaut y Giro, además de Ainia), la Fundación Asturiana de la Energía y el IDAE (Instituto de Diversificación y Ahorro Energético), con lo que en total, están involucradas nueve comunidades autónomas.

PLAN NACIONAL DE I+D

El ‘Proyecto Singular Estratégico (PES) ProBiogás’ está enmarcado en el Plan Nacional de I+D Programa Nacional de Energía del Ministerio de Educación y Ciencia, que en 2007 lo subvencionó con 400.000 euros. Su objetivo principal es mejorar los sistemas de producción basados en la co-digestión anaerobia de los materiales agroindustriales sobrantes más frecuentes en España.

De esta forma, propone la utilización de los residuos que producen las industrias ganaderas, agrícolas y alimentarias españolas para generar con ellos energía económica, respetuosa con el medio ambiente y rentable con lo que se convierte en ‘un proyecto estratégico nacional que tiene una duración estimada de cuatro años’.

Por último, aseguraron que en cuanto a las aplicaciones del Biogás, su futuro es ‘prometedor’ porque además de su aplicación para la producción de calor y electricidad mediante motores de cogeneración, ‘se plantean aplicaciones novedosas como combustible para vehículos, su integración en redes de gas natural o para pilas de combustibles’. Asimismo, aseguraron que la viabilidad de los nuevos usos del Biogás agroindustrial se están estudiando en el marco del PES ProBiogás, que trata de aportar confianza en esta nueva energía demostrando todas sus ventajas.

En estos momentos, uno de los primeros pasos que se están trabajando es la creación de un mapa geográfico nacional de residuos agroindustriales, con el objetivo de conocer la disponibilidad, características y distribución de las materias primas (residuos de industrias ganaderas, agrícolas y alimentarias) necesarios para generar Biogás.

ProBiogás comprende siete proyectos concretos para demostrar la eficacia en la producción y aplicación del Biogás. Cinco de estos sub-proyectos están encaminados a probar la viabilidad de algunas mezclas (co-digestión) de diferentes tipos de residuos para alcanzar la mayor rentabilidad posible y otro de ellos propone la demostración de la automatización de plantas de procesos de residuos animales, purines de porcino y vacuno, mientras que el último intenta demostrar el uso del Biogás en vehículos de transporte.

Ainia presenta el Biogás agroindustrial para la producción sostenible de gas a partir de residuos. Biocombustibles, biogás

Temas relacionados: biocombustibles, biogás, ProBiogás, modelos de producción sostenible, energía limpia, residuos, industria ganadera, industria agrícola, industria alimentaria, centro tecnológico, requisitos europeos de sostenibilidad, medio ambiente, materias primas, producción de biogás, residuos agrícolas, residuos alimentarios, residuos ganaderos, producción de electricidad, turbinas, plantas generadoras, hornos, calderas, sistemas de combustión, biogás agroindustrial, fermentación sin oxígeno, materiales orgánicos biodegradables, producción energética, crisis alimentaria, subida de precios, emisiones de CO2, cambio climático, emisión de metano, atmósfera, efecto invernadero, I+D, ahorro energético, co-digestión anaerobia, energía económica, motores de cogeneración, combustible para vehículos, pilas de combustibles, nuevas energías, vehículos de transporte

Fuente: Terra Actualidad (actualidad.terra.es)


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*